Webs de escritores del Grupo Editorial Pérez-Ayala

Club de Poesía

Marco José Afonso Madeira: “Tratar de un sólo tema a la vez es cosa de las ciencias, no de la Poesía”

Marco José Afonso Madeira

Nacido en Lisboa el 23 de julio de 1980. A los 18 años salió de la capital, por su propia iniciativa, para vivir en un pueblo en la región del Alentejo. Este año, se inició a la contemplación de la naturaleza.
Estudió Museografía-Arqueología y luego se enamoró del saber e ingresó la Universidad de Évora en Filosofía.
En el 2007, gana una Beca de Máster en Filosofía y estudia un año en Brasil con los alumnos de Doctorado de la UFRGS, Porto Alegre.
A la vuelta, es profesor de Filosofía en Lisboa.
A finales de 2010 se va a vivir a Coruña donde empieza su carrera de poeta y de fotógrafo.

Metaforando (o Ando por la Metáfora) es una selección de poemas cuya columna vertebral son el saber, el amor y el drama.
Esta primera selección de poemas de Marco José Afonso Madeira trata de temas tan diversos como la teología y la mística. Después de un viaje por el amor y la naturaleza, terminamos por unos dramas humanos tales como los sin abrigos, la bebida o la incomprensión.

 

1- En su obra, pasa de la contemplación de la naturaleza a dramas como el alcoholismo, el hombre ahorcado, etc. Es como si quisieras marcar una clara diferencia entre la paz de la vida de contemplación y la violencia de la vida común u ordinaria.

En primero lugar, la vida contemplativa también es violenta en el sentido que existe una enorme solitud humana. En segundo lugar, hay una contemplación de los dramas humanos en el libro… Tal vez, se pueda decir que el libro pasa de lo sagrado a lo mundano; de lo espiritual a lo natural y de este último a lo artificial, lo psicológico y social…

Pienso que las Obras Poéticas no necesitan ser sistematizadas. Deben y tienen que tratar de muchas cosas, porque así es la Poesia. Tratar de un sólo tema a la vez es cosa de las ciencias, no de la Poesia…

 

2- Una pregunta al hilo de esto sería: ¿Es posible esa contemplación, esa vida natural, en el mundo moderno?

La contemplación es siempre posible. Pero a veces, se tiene que sudar para crear la costumbre de contemplar, y eso, muchos no lo aceptan. Mas todos tienen momentos contemplativos, momentos unívocos, tal como un toque de manos entre dos enamorados; una madre que mira los ojos de su hijo; un buceo en el agua del mar; el sol al acostarse, u otras situaciones… No creo que la vida contemplativa sea algo natural, como tampoco lo es el hombre. La palabra natural viene de la naturaleza, mas la contemplación tiene su fuente del Ser, del tiempo, de la nada y de nosotros mismos.

 

 

3- Estudió usted filosofía, algo que ya hemos visto en varios de nuestros poetas: ¿Qué añade la poesía a la filosofía para que varios filósofos acaben convertidos en poetas?

 

 

Los Filósofos y los Poetas son los que más quieren cambiar el mundo. Paradoxalmente, son los que menos lo cambian, o aparentemente… La Filosofía es una de las bases del tipo de conocimiento del Occidente. Por eso, su conocimiento para un Poeta occidental es enriquecedor…

Ahora, ¿por qué se convierten en  Poetas? Talvez, porque la Filosofía nos pide mucho y después pensamos recibir poco. La Poesia va y viene como el viento, pedimos poco y nos da la sensació que nos da siempre más de lo que pedimos. Talvez, ¿en la Poesia hay una satisfacción y en la Filosofia una insatisfacción?

 

 

4- Técnicamente, nos hemos encontrado con poemas muy cortos: instantáneas de un sentimiento. Cuesta no relacionarlos con su pasión por la fotografía, por el instante.

La Poesia es en parte una fotografía que sacamos de un instante… Se trata también de cerrar un momento, un acontecimiento, un sentimiento, una situación que captamos y  que enmarcamos. Este cuadro, es lo que llamamos fotografía o poesia.

La poesia y la fotografía surgen como los extraños que me saludan en un jardin por la mañana, y yo les respondo con la cabeza. Pues con la fotografía y la poesia es lo mismo. Partes del paisaje me hacen señas, captando mi atención, y yo les contesto con uno click en el caso de la fotografía o escribiendo en el caso de la Poesia…

5- ¿Que le decidió a escribir también en castellano? ¿Cómo ha resultado la experiencia?

La decisión, talvez venga, porque vivo en España y porque me gusta la lengua castellana. La experiencia en castellano, misteriosamente, resultó muy fácil… No encuentro explicación mas muchos de los poemas nacían en castellaño.

 

6- Hay poco conocimiento en España de la poesía contemporánea portuguesa. Aprovechando que hablamos con usted: ¿Qué nos recomendaría del panorama poético actual portugués?

 

Recomendaría el gran poeta Herberto Helder (traducido en castellano) por tener  una Poesia muy potente. Es sin duda, para mí, el mejor Poeta de la segunda mitad del siglo XX y el mejor vivo.

Eduardo Rodríguez Pérez: “La opinión de un escritor sobre sí mismo está siempre contaminada”

Eduardo Rodríguez Pérez, (VALENCIA 1980). Reside entre Barcelona y  Ámsterdam, donde imparte talleres de poesía a jóvenes en Squats. Influenciado por el realismo sucio, la poesía contemporánea y los escritores modernistas, bebe del legado de autores como Bukowsky, Brines, Delmira Agustini, Alvite o Panero.

En 2008 auto edita “El alkoholismo de las mariposas”, su primera referencia escrita: una recopilación de textos en prosa poética siguiendo el estilo del monólogo interior iniciado por J. Joyce. Con este libro se introduce en el circuito literario underground de Ámsterdam, donde lleva a cabo varias presentaciones, workshops y lecturas.

A partir de entonces redirige su lenguaje hacia la poesía: fruto de esto serán los siguientes cuatro poemarios escritos entre el año 2008 y 2010, todos ellos inéditos, de los cuales dos cierran la trilogía comenzada por El alkoholismo de las mariposas. Con “Argonautika”(el último de sus poemarios editado por la Editorial Poesía eres tú) se presenta a dos certámenes poéticos nacionales, quedando finalista en el XXVIII PREMIO LEONOR DE POESIA y el V PREMIO INTERNACIONAL DE POESÍA MARGARITA HIERRO.

1- Su libro arranca de una experiencia traumática, algo que es común en varios libros de poesías: ¿Qué cree que hay en esas experiencias que provoca que incluso gente que antes no se había acercado a la poesía, o a la literatura en general, coja la pluma y comience a escribir?

 

Supongo que se trata de un ejercicio de lamerse las heridas. Para mí la poesía es terapia, nace de la necesidad de sacar fuera algo que DEBE expulsarse… y tengo la absoluta convicción de que los peores momentos para vivir son los mejores para escribir. Es ahí cuando todo ese “chorro de lodo” sale de las personas sin control de la más pura, sana y anárquica de las formas. Eso es creación pura y dura.

Algunos la pintan, otros la esculpen, pero no todos tenemos un estudio donde almacenar una roca de 4×4 y ponernos a dar martillazos: creo que coger un lápiz es algo tan al alcance de todos que aterra y fascina a la vez, y tal vez sea por eso y por la “necesidad” que hemos comentado antes, que llega un momento en la vida en que todos nos ponemos delante de un papel y…

 

 

2- Hemos visto en su libro unos poemas donde se funde el pensamiento, con la palabra y con el entorno, ¿cómo llegas a esta forma del poema? ¿Qué te aporta como autor?

 

Creo que todos los que escribimos hemos sido autodidactas en este sentido.

Yo diferencio dos partes en la literatura; “Forma” y “Fondo”.

¿La manera en que llego a escribir de la forma en la que lo hago? trato de ponerle palabras al brainstorming que tengo en la cabeza cuando quiero contar algo, así que escribo y describo. Aunque a veces aparentemente no casen expresiones, imágenes o frases en un verso, de alguna forma es una lluvia de ideas que en el “Fondo” quieren transmitir una sensación, y ahí si hay una lógica. Intento usar siempre elementos que me son familiares, que los he vivido, tocado o sentido y que puedo abordarlos con la ventaja de haberlos conocido ya.

Y luego, en la “Forma” (el propio aspecto físico del poema) he de reconocer que sí busco una estética; supongo que después de haber estudiado diseño gráfico esto es un defecto profesional. Sin embargo no sabría explicar por qué la forma de un poema me gusta o no.

 

¿Qué me aporta como autor? Quizás eso habría que preguntárselo a los lectores: la opinión de un escritor sobre sí mismo está siempre contaminada. Sí te puedo decir lo que me gustaría que me aportara como autor, y es el equilibrio entre el caos de la poesía más esporádica y visceral en lo que respecta al lenguaje, y la facilidad de comprensión para el lector. Es por eso que también me gusta que mis libros narren, que haya una historia con principio y fin, con hilo argumental.

 

 

 

3- Leemos en su biografía, que ha enseñado poesía a jóvenes en casas okupas en Ámsterdam; ¿Cómo era recibida allí la poesía?

 

Mira, esto es alucinante: en un país como Holanda, donde se habla holandés e inglés a partes iguales, para este tipo de cosas lo que les vale ya no es entenderlo o no entenderlo, sino que algo dentro les mueva y les remueva. Hay otro tipo de lenguaje que sobrepasa a las palabras. Y esto es así no solo en la literatura; te encuentras la misma situación con el arte en general. Ten en cuenta que además, los Squats o casas ocupas de allí no tienen nada que ver con las “pocilgas” que el imaginario colectivo social nos ha metido en la cabeza; son auténticas galerías de arte montadas en edificios llenos de artistas que desarrollan su actividad allí apoyados por el mismo estado. Se organizan exposiciones, eventos, presentaciones, etc…  puedes oler que la ciudad se mueve, que suceden cosas. En general están muy abiertos a todo aquello que signifique “algo distinto”; tal vez en España nos han criado en el “miedo católico” a las cosas que en realidad nos dan libertad para experimentar sin complejos, y en Holanda su protestantismo les pone un “¿Por qué no?” en la boca ante una propuesta diferente…

 

 

4- Ya en general, ¿qué cree que lleva a los jóvenes a la poesía? Porque aunque es tenida como un arte en decadencia, en realidad, cada vez hay más jóvenes escribiendo poesía

 

Buena pregunta esta… ¿por curiosidad? ¿Como un reto? ¿Por creatividad? No lo sé…

Pero fíjate en que todo evoluciona, y hoy en día la poesía sigue en los libros, sí, pero… ¿qué me dices de la música? Cantantes como Andrés Calamaro o Joaquín Sabina, estilos como el Hip Hop que mueven a la mayor parte de los jóvenes y donde la piedra angular es la poesía. La cultura del flamenco esta conectadísima con autores como Lorca o Unamuno…

 

La juventud está en pleno contacto con la poesía; el siguiente paso tras escuchar un disco de Bunbury es investigar por internet, descubrir autores, libros, carreras, vidas, etc…  lo veo lo más lógico del mundo, sobre todo en gente joven, con inquietudes.

Por otra parte, tal vez también tenga algo que ver la regla de “no hay reglas” para escribir, algo que te permite explotar de la manera que quieras y te da toda la libertad para experimentar.

Lo que está claro es que este estilo está vivo y se mueve, aunque siga sin estar reconocido al nivel de la novela.

 

 

5- Reside en Barcelona y Ámsterdam: ¿Qué diferencias encuentra entre el panorama poético y editorial en ambos países?

 

Allí veo que hay bastante lugar a la improvisación. Los artistas arriesgan, la industria apuesta.

Es más fácil poder vivir de tus libros; si eres holandés y eres artista existe una especie de “sueldo” que el estado te asigna para que puedas vivir de tu arte. Luego aparte está lo que ganes de venta de libros, escribiendo en una revista, etc… Increíble, ¿no crees?

 

 

6- Usted ha apostado por una técnica innovadora en todas sus obras: ¿Hay poca búsqueda, poco riesgo en la poesía española?

 

Si hablamos de los poetas que están establecidos, tengo que decir que en general bajo mi punto de vista SI, hay poco riesgo aunque siempre hay excepciones.

Si hablamos de autores “underground” la respuesta es radicalmente distinta.

Creo que como comentábamos antes, aquí lo diferente asusta, con lo que nunca veremos un premio LOEWE con un poemario distinto a lo establecido. ¡Ojo! Que dentro del circuito alternativo también hay mucha “paja”, pero sí es verdad que las propuestas son más diferentes. Estoy orgulloso de tener amigos poetas que viven al margen de editoriales, concursos o industria alguna y que hacen que al acabar de leer un poema suyo piense: “¿Qué hago yo escribiendo?”… es el caso de Alex Badal, por ejemplo, del que cuando veo tanto su trabajo literario como su trayectoria en infinidad de jams, lecturas y presentaciones, la única palabra que me sale por la boca es “AUTÉNTICO”.

 

Aquí la pregunta es la de siempre: “¿Quieres escribir algo para que le guste a todo el mundo, que tenga más opciones en concursos de cáliz conservador (casi todos) y a los jurados les haga tilín, o tu manuscrito eres TÚ, le pese a quien le pese y aunque vayas a recibir un NO por parte del 98% de las editoriales a las que lo mandes?”.

 

 

7 – Una última pregunta que solemos hacer a todos nuestros entrevistados: ¿Qué influencias has tenido o manejado a al hora de crear este libro?

 

Creo que quise hacer algo muy parecido a un libro que me marcó mucho y me sigue pareciendo una oscura obra maestra: ALDEA, de mi paisano Juan Vicente Piqueras. Eso, y una película que me tuvo con la boca abierta toda mi infancia: la original Furia de titanes.

Presentación Universos Circulares Jesus Villajos

Dentro del programa la noche de los libros.

Jesus Villajos Barja presenta Universos Circulares. Editorial Poesía eres tú.

Lunes 23 de Abril de 2012 a las 20:30h. Libreria Arriero

C/Los Curas, 31. Torrejón de Ardoz

José Elgarresta y Wilslawa Szymbroska premiados al mejor libro del año 2011 por la Asociación de Editores de Poesía

Escritos de la zona oscura de José Elgarresta ha sido premiado como mejor libro del año por la Asociación de Editores de Poesía en su modalidad mejor obra de habla hispana.

Instante de la recién fallecida Wislawa Szymborska en la modalidad mejor libro de habla no hispana.

 

Han resultado finalistas por nuestros sellos editoriales:

Por Ediciones Rilke:

Mentidero de Madrid de Enrique Gracia Trinidad

Por Editorial Poesía eres tú:

Argonautika de Eduardo Rodríguez Pérez

Manual sobre cosas irreparables de Alberto Gomez Vaquero

Francisca Aguirre: “Cada libro debe tener el lenguaje que le corresponde”

La poeta Francisca Aguirre (Alicante, 1930) ha obtenido el Premio Nacional de Poesía por su libro ‘Historia de una anatomía’

P.- ¿De dónde nace el interés por poetizar el cuerpo?

R.- Siempre me ha parecido el elemento más misterioso de la creación. El cuerpo es el origen de la pregunta y, por tanto, el origen también del arte que, para decirlo de manera sencilla, es una forma de consuelo.

P.- Partes del cuerpo, de la materia, para llegar a conclusiones morales o éticas. ¿Se nos olvida a menudo que es el cuerpo el inventor del alma y que para cuidar del alma hay que cuidar del cuerpo?

R.- No sé qué decirte porque para contestar a tu pregunta hay casi tantas respuestas como seres humanos. Sin cuerpo no hay nada, pero con cuerpo tal vez hay demasiadas cosas, cosas muy diferentes porque también los cuerpos son diferentes. El cuerpo inventa el cielo y el infierno, la culpa y el perdón, la libertad y la esclavitud. El cuerpo es tan misterioso que hemos necesitado darnos leyes para gobernarlo.

P.- Durante la composición del libro (en la que vas tratando las distintas partes del cuerpo), ¿te dio especial problema algún miembro del cuerpo, alguna parte? Porque no tiene que ser fácil sacar un poema de cada órgano, de cada parte… Hubo alguna parte que dijeras: “mira, ésta la dejo, que no me sale”.

R.- No. Yo creo que fui escribiendo siguiendo la pauta del pensamiento que se ha llamado “el azar y la necesidad”. Anteponiendo unos elementos a otros como cuando se compone una melodía y de pronto notas que algo no suena bien o que algo falta. He procurado que la criatura que se ha ido formando con los poemas de este libro fuera un ser armónico, es decir que tuviera cabeza, extremidades y corazón y, desde luego también un cierto relleno interior. Y todo ello envuelto en la gasa ligera del sentido del humor.

P.- A nivel de lenguaje, siempre has apostado mucho por la sencillez, pero este libro ahonda aún más si cabe en esa línea, lo que sumado a un verso que dice que no tienes el corazón para metáforas, nos lleva a pensar que esa apuesta pro la sencillez no es ni mucho menos casual. ¿A qué se debe? ¿Por qué buscar un lenguaje sencillo (que siempre es complicado) y no un mayor barroquismo o engalanamiento?

R.- Efectivamente, siempre me he inclinado a seguir el consejo de don Antonio Machado que nos dejó el delicioso ejemplo de lenguaje poético con la famosa frase de en lugar de “los eventos consuetudinarios que acontecen en la rue” decir sencillamente “lo que pasa en la calle”. Pero eso no quiere decir que no ame las metáforas y, sobre todo, que no sea consciente de que cada libro debe tener el lenguaje que le corresponde. Cuando escribí “Pavana del desasosiego” utilicé todo tipo de metáforas y joyería verbal. A cada libro según sus necesidades. A este libro le convenía la sencillez. En cualquier caso, nunca he sido partidaria del barroquismo.

P.- No sé si acierto o no, pero en muchos de tus libros (desde “Ítaca” hasta éste, pasando por “La herida absurda” y creo recordar que también en “Nanas para dormir desperdicios”) hay una primera parte en lo que podríamos llamar el motor del libro (en este caso el cuerpo, en “Ítaca” la revisión del mito de Penélope) y una segunda parte más biográfica, más íntima (recogida en este caso bajo el título de “Anamnesis”, que además de historial clínico de un paciente, significa rememoración). ¿Hay una voluntad en esa forma de componer los libros? ¿A qué se debe? ¿O es más o menos casual?

R.- Concretamente en este libro, desde el principio quise terminar con los datos biográficos. En primer lugar porque el libro, de algún modo, está dedicado a la memoria de mi padre y porque un libro que glosa ese misterio que llamamos cuerpo humano parecía lógico que acabase con los datos y antecedentes que le confieren naturaleza histórica a ese cuerpo.

 

P.- Pasemos al premio Nacional. ¿Cómo lo recibiste, te lo esperabas?

R.- Fue una auténtica sorpresa. Cuando sonó el teléfono y oí que alguien decía que erala Ministrade Cultura creí que era una broma. Después, naturalmente, me alegré muchísimo. Ese libro tiene el premio “Miguel Hernández” y ahora el Nacional. Es un libro escrito y dedicado pensando en Miguel y en mi padre, es para mí un verdadero orgullo tenerlo.

P.- El mercado poético en España se mueve cada vez más gracias a los premios: ¿qué opinión te merecen esos premios? Porque hay muchas voces que hablan de amiguismo, de intereses de las grandes editoriales…

R.-  Verás, siempre he sido enemiga de eso que llaman rumores. Yo con respecto a los premios lo único que sé con certeza  es que han ayudado a mucha gente que no tenía ni una perra. También sé que la mayoría de ellos son grandes libros, hermosos libros de poemas. De vez en cuando aparece alguno que no está a la altura, pero son los menos. Siempre me ha parecido que los premios ayudaban a quien valía, pero no tenía posibilidades de editar. En cuanto a las grandes editoriales no sé qué decirte, las editoriales que yo conozco se encargan de difundir libros hermosos. Es posible que a veces se cuele alguno no tan bueno. Pero de eso son responsables los jurados, no las editoriales. En general, me parece que los premios ayudan, sobre todo a los autores. Ojalá hubiera más.

P.- Finalmente, sabemos que has leído el libro de Laura Casielles, ganadora del premio nacional joven. ¿Qué consejo le darías a ella y, en general, a los poetas más jóvenes, a los que están empezando?

R.- Realmente yo no creo que tenga nada que aconsejar a Laura. Su libro me ha parecido estupendo. Es atrevido sin exceso, tiene una nueva forma de ver las emociones, cuenta lo vivido de manera sumamente distendida y, en general, exhala el aroma de lo verdadero sin retóricas de ningún tipo. Leerlo es una delicia, te sorprende y también te emociona. Estoy deseando leer lo próximo que escriba.

Laura Casielles : « Partimos del convencimiento de que las palabras son capaces de transformar, de hacer »

Entrevista: Alberto Gómez Vaquero

Laura Casielles ha recibido recientemente el Premino Nacional de Poesía Joven Miguel Hernandez 2011. Pese a su corta trayectoria Laura una de las autoras mas prometedoras del principio de este siglo XXI

 

1-  En “los idiomas comunes” hemos creído ver cierto elogio, constante, de la vida en movimiento. No contra otras formas de vida, pero sí cómo modo de vida propio, incluso como método de conocimiento. ¿A qué se debe esa defensa del “vagabundeo” que es uno de los ejes centrales del libro?

 

Contra la fijación, la norma, el imperio de la ley y la propiedad, quizás sean preferibles la aventura, la indagación y las preguntas, el viaje, el asombro, el encuentro, el debate, el aprendizaje, las posibilidades…

 

 

2-  Ese elogio del movimiento también incluye cierta reivindicación de la mezcla cultural, hasta llegar a poemas como descentralizaciones IV, donde “atacas” a la supuesta mitología fundacional de la Europa Occidental (la herencia griega, romana, cristiana,…) en defensa de otras herencias que casi nunca se reivindican (musulmana, indígena…).

 

Termina diciendo ese poema: «rehilará cien recuerdos escogidos / para un futuro justo». Como sabemos, los discursos que se dan por verdaderos (en la Historia, en el «cómo funciona el mundo», en todo lo que se nos cuenta y configura nuestra visión de las cosas) son aquellos que han decidido contar quienes en los procesos resultaron vencedores, quienes se hicieron con el poder. Eso supone inevitablemente callar muchas voces, velar muchas de las escenas de la película.

 

Frente a eso, parece interesante recuperar las diversas perspectivas, escuchar cómo cuentan otros el mismo relato, mantener el respeto a lo complejo sin reducirlo. La reivindicación, la búsqueda, es que esa sea la manera de dialogar con la herencia, con el vecino, con una misma, con las cosas que ocurren…

 

 

3- Siguiendo con el contenido del libro, en el poema “modo de empleo” se vislumbra también cierta crítica a esa pose de poeta trágico tan común entre los autores jóvenes ¿Hay demasiada pose de malditismo?

 

No lo sé. Cada cual tendrá sus razones, no tengo especial preocupación sobre el asunto. En ese poema que refieres hablaba de procesos personales, de preguntas que me hacía.

 

Por otro lado, aprendo de las gentes que más admiro que la poesía pretende una humilde verdad, un decir distinto, y quizás, como sugieres, a esa búsqueda no le sienten bien las poses de cualquier índole. Me decía una vez el poeta asturiano Pablo Ardisana: «Lo que no es amor, es espectáculo». Y en esa balanza, una quiere estar en el lado del amor, eso seguro.

 

 

4-  En general, el poemario parece, por decirlo con un concepto que puede sonar un poco viejo, “militante”. Cercano ideológicamente a posturas de izquierdas: aperturista, integrador de culturas, colectivista, contrario a todo lo que signifique conservadurismo…

 

«Se escribe como se vive», dicen… ¿De qué podría una hablar en sus poemas si no es de lo que le ocupa y preocupa, de lo que le mueve y conmueve, de las mismas cosas de las que habla cada día con los amigos y compañeros?

 

Además, partimos del convencimiento de que las palabras son capaces de transformar, de hacer. Igual que, de hecho, nuestras vidas han sido radicalmente transformadas por cosas que en un momento dado leímos o escuchamos, y que supusieron una revelación tras la cual las cosas no podían quedarse como estaban. Si eso es posible, ¿cómo no aplicarse entonces a decir sobre esas cosas fundamentales que tan importantes nos parecen en el día a día? Sobre lo que merece ser conocido, sobre lo que necesita ser cambiado, sobre lo que podría repensarse, sobre lo que no se suele alumbrar…

 

 

5-  Respecto al lenguaje que has elegido, se te ve muy preocupada por la sencillez. No se trata de un poemario muy cargado de imágenes, metáforas,…y tampoco muy críptico. ¿A qué se debe esa apuesta por la sencillez? ¿Cuál es el objetivo?

 

No sé si se trata de una apuesta por la sencillez. Más bien hablaria de buscar la precisión, de intentar usar las palabras con honestidad, esquivando su desgaste y su mercadeo y el engaño que por desgracia nos hemos acostumbrado a que lleven consigo. Pelear por su sentido más limpio en un intento de decir para comunicar, para compartir. Porque además parece que es cuando eso se consigue en plenitud cuando asoman, sorprendiéndonos, la belleza y la hondura. Eso es al menos lo que percibo como lectora de poesía.

 

 

6-  Hablando del lenguaje: se ve en el libro una preocupación clara por el uso de las palabras como medio de expresión de lo que podríamos llamar “el alma” de las culturas. ¿De donde nace ese interés por “los idiomas comunes”, por encontrar ese punto de encuentro entre todas las culturas?

 

Más que de un «alma» de las culturas, la búsqueda es casi la contraria: la de lo que nos sirve de puente y de punto de encuentro más allá de de dónde seamos o cómo hayamos vivido. Lo contradictorio y complejo de cada cultura, y las semejanzas y las diferencias, los encuentros y los desencuentros,

 

Los idiomas comunes, como se han querido entender en este libro, son ese punto compartido a partir del cual podemos empezar a construir el mundo, otro mundo, nuestro mundo. Se trata de una exploración acerca de cómo se deshacen las convicciones que solían acompañarnos, un baile con los rostros que hay bajo las máscaras de las convenciones. Algunas vivencias, algunos encuentros, pueden hacer que nos replanteemos las cosas que nos parecían más evidentes, las que creíamos que nos sostenían. El lenguaje, el amor, las raíces, la historia: todo queda entonces en nuestras manos para que lo modelemos de nuevo, dibujando el lugar en que queremos vivir. Esos pedazos con los que contamos para comenzar serían a lo que se refiere eso de “idiomas comunes”.  

 

 

7- Pasemos al premio. Este año lo habéis recibido dos mujeres que publicabais en una misma editorial, una de las fuertes del panorama poético español, además: ¿Te han llegado comentarios suspicaces? Porque ya sabes que en esto de los premios siempre hay comentarios maldicientes (amaños, intereses, control por parte de las grandes editoriales ….) ¿Como ya premiada: qué dices a esto?

 

No me ha llegado sino la alegría de los amigos y compañeros de camino, que me han arropado con mucho cariño y con palabras muy generosas.

 

Este premio, que no sabía siquiera que existía cuando me llamaron, es un reconocimiento a una obra ya publicada. Espero  que permita al libro continuar encontrando lectores.

 

 

8- En general (y al hilo de lo anterior), ¿cuál es tu opinión sobre el estado de los premios en España?

 

La verdad es que no soy ninguna entendida en el tema. Así que no puedo hablarte más que de mi experiencia: por el premio Antonio Carvajal de poesía publiqué «Los idiomas comunes» (el segundo poemario tras «Soldado que huye», que había salido en Hesperya, una pequeña editorial independiente con base en Asturias), algo de lo que sin duda me alegro porque permitió que ese trabajo pudiera compartirse y llegar a la gente. Este nuevo reconocimiento supone otra alegría, claro.

 

9- Aparte de tu colaboración esporádica con Diagonal, ¿sigues dentro del mundo periodístico?

 

Más o menos… Colaboro, esporádicamente también con diversas publicaciones, medios y proyectos, tanto de tipo periodístico como literario.

De manera más permanente, desde hace unos meses formo parte de la redacción de AISH (www.aish.es), un medio online sobre la actualidad del mundo árabe. Nacido al calor de las revueltas que se están dando en muchos de estos países, su idea es entrar en profundidad en el contexto, historia, entorno, y, en definitiva, vida, de estas sociedades, para poder ofrecer una explicación un poco más completa de lo que está ocurriendo.

Por otro lado, concibo mis blogs (www.trespiesdelgato.com y www.expressdelgato.tumblr.com) también como espacios en los que hablar del mundo que nos toca.

 

10- ¿Qué proyectos literarios tienes a corto plazo?

 

Más que proyectos, se trata de un caminar… Una trabaja en unas cosas y en otras, y poco a poco las piezas van encajando (o no). Ya veremos dónde nos llevan los pasos.

Virginia Gil Torrijos: “Los límites entre la poesía y el relato deberían ser más abiertos”

Virginia Gil nos habla en esta entrevista de su libro, “la mutación del amor” (Ed.Poesía Eres Tú, 2012), una obra que aúna y anuda textos en verso y textos en prosa en torno a la idea de los cambios del amor.

 

1- En este libro has mezclado la poesía con relatos en prosa (incluso hay mezcla tipográfica), ¿qué motiva ese eclecticismo?

 

Supongo que me aburro de mi misma, que no soy una persona constante en los hábitos y esa característica de mi personalidad se refleja en lo que pretendo hacer, literariamente hablando.

 

 

2- Donde te sitúas más – si es que tiene sentido diferenciar -:¿Poeta o narradora?

 

Más poeta. Pero los límites entre la poesía y el relato deberían ser más abiertos y de hecho, cada vez lo son más, como muestra la poesía de Juan Carlos Mestre.  Hoy por hoy, esta diferenciación creo es más bien una cuestión editorial, que pone más el foco en los lectores, como público objetivo, que en los textos.

 

Por eso en relación a mi libro, hay prosa en la parte denominada “Poemas” y poesía en los “Relatos”.

 

 

3- ¿Hay diferencias a la hora de enfrentar un poema y un relato?

 

Intento que haya más ficción en los relatos que en los poemas, no sé si lo he conseguido.

 

 

4- El título de la obra es muy sugerente: “La mutación del amor”, ¿qué querías transmitir con él?

 

Pretendía unificar la temática de todos los textos bajo esa mutación. El amor muta y, ¿a qué muta? A todo tipo de cosas que van desde el desaliento, al asesinato. Pero no todo es dramático. En ciertas ocasiones he buscado el punto de humor.

 

 

 

5- En los relatos nos hemos encontrado con relatos muy originales, ¿de dónde sacas la inspiración?

 

 

De todas partes supongo. De la vida diaria y también de internet, que es una enorme ventana al mundo.

 

 

6- ¿Qué papel concedes a la originalidad, a la “novedad”, a la hora de escribir un relato?

 

No es algo que busque expresamente. Pero vivimos en lo efímero y eso, sin pretenderlo expresamente, te termina tocando.

 

 

7- En el caso de la poesía, ¿cuáles han sido tus influencias?

 

No sé si se puede hablar exactamente de influencias, sí de poetas que me gustan como Antonio Gamoneda, Ángel González o Wistawa Szymborska, desaparecida este mismo mes.

 

 

8- Y a partir de ahora, ¿más poesía, más narrativa o, de nuevo, ambas a la vez? ¿Qué proyectos tienes en mente?

 

En proyecto tengo un texto de no ficción desde hace varios años. No sé si algún día conseguiré terminarlo. Mientras tanto y por el camino, espero seguir escribiendo, solamente escribiendo lo que pueda y sepa.

Muere Wislawa Szymborska

Wislawa Szymborska, Premio Nobel de Literatura en 1996, ha fallecido este miércoles 1 de Febrero a los 88 años de un cáncer de pulmón. Según explicó uno de sus asistentes a la prensa, murió tranquila mientras dormía.
Wislawa Szymborska había nacido un dos de julio de 1923 en Bnin, cerca de la ciudad de Poznán y se trasladó a Cracovia en 1931 a cursar sus estudios. Se hizo residente en dicha ciudad. El obtener el Premio Nobel hizo que sus libros tanto en poesía como en prosa fuesen conocidos y reconocidos en Occidente. Era una gran admiradora de Zbigniew Herbert (1924-1998) y CzesÅ‚aw MiÅ‚osz (Å eteniai, Lituania, 30 de junio de 1911 – Cracovia, 14 de agosto de 2004), Premio Nobel de Literatura en 1980.
En declaraciones a la prensa, la comisión del Nobel, la calificó como la “Mozart de la poesía”,
sus poemas están marcados por una reflexión filosófica sobre temas morales de nuestra época, tradujo sobre todo poesía clásica francesa.
Wislawa Szymborska, siempre se mantuvo al margen de la vida política, sin embargo, sí formaba parte de esos intelectuales polacos para los que la dimensión espiritual de la vida pasa por delante de ellos.
Cabe destacar de su obra:
Busco la palabra (1945)
Por eso vivimos (1952)
Preguntas planteadas a una misma (1954)
Apelación al Yeti (“WoÅ‚anie do Yeti”, 1957)
La Sal (“Sól”, 1962)
Mil Consuelos (1967)
Poemas selectos (“Wybór wierszy”, 1973)
El gran número (1976), Hiperión, 2008
Gente en el puente (1986)
Fin y principio (1993)
Poesía no completa (1996), Ed. Fondo de Cultura Económica, México
En el puente (1992)
De la muerte sin exagerar (1996)
No sé qué gente (1997) Discurso ante la Academia Nobel.
Lecturas no obligatorias: prosas, Alfabia, 2009
Paisaje con grano de arena. Lumen, 1997.
Dos puntos, Igitur, 2007
Amor feliz y otros poemas, bid & co. editor, 2010
Entre los premios concedidos y reconocimientos:
Premio Ciudad de Cracovia de Literatura, 1954
Premio del Ministerio de Cultura Polaco, 1963
Premio Goethe, 1991
Premio Herder, 1995
Doctor Honorífico de la Universidad Adam Mickiewicz en Poznań, 1995
Premio Club PEN polaco, 1996
Premio Nobel de Literatura, 1996

Luto en la poesía

Hoy los poetas están de luto, ha muerto Wislawa Szymborska y ninguno sabíamos escribir su nombre, ni pronunciarlo en su idioma, la critica literaria la apodó la Mozart de la poesía por la maestría con la que usaba las palabras.
Murió de cáncer de pulmón, no hizo caso como me comento nuestro compañero Paco de lo que las autoridades sanitarias advertían sobre el tabaco, quizás debimos advertirlo también en cada libro de poesía. Hoy nuestro corazón está de luto y ya sólo nos quedan sus poemas y el ejemplo del trabajo constante.

 

 

Discurso en el depósito de objetos perdidos

Perdí algunas diosas en el camino de sur a norte,
y también muchos dioses en el camino de este a oeste.
Se me apagaron para siempre un par de estrellas, ábrete cielo.
Se me hundió en el mar una isla, otra.
Ni siquiera sé exactamente dónde dejé las garras,
quién trae mi piel, quién vive en mi concha.
Mis hermanos murieron cuando me arrastré a la orilla
y sólo algún huesito celebra en mí ese aniversario.
Salté de mi pellejo, perdí vértebras y piernas,
me alejé de mis sentidos muchísimas veces.
Desde hace mucho cerré mi tercer ojo ante todo esto,
me despedí de todo con la aleta, me encogí de ramas.

Se esfumó, se perdió, se dispersó a los cuatro vientos.
Yo misma me sorprendo de mí misma, de lo poco que quedó
de mí:
un individuo aislado, del género humano por ahora,
que sólo perdió su paraguas ayer en el tranvía.

De “Si acaso” 1978
Versión de Gerardo Beltrán

Autores

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose outlet online golden goose outlet online golden goose outlet online golden goose outlet online golden goose outlet online