Blanca Uriarte en Club de Poesía

Entrevista

Blanca Uriarte es la escritora de “De humo y nada” un singular poemario que nos acerca a la realidad de la poesía de nuestros días. Blanca hace un trabajo concienciado dando muestras de cómo será su futura poesía. Desde este medio tenemos mucha confianza en la poesía de blanca.

P.- Es tu primera obra publicada de poesía pero de humo y nada no es tu primer trabajo, ha habido otros anteriores que has decidido aparcar. ¿Por qué has tomado esa decisión?

R.- Cuando empecé a escribir los primeros poemarios, no tuve jamás ninguna expectativa futura. Me gustaba hacerlo y me sentía bien trasladando mis sentimientos a papel.

Cuando terminé el quinto poemario, nacieron nuevos planteamientos respecto a qué hacer. Posiblemente nació una faceta más crítica sobre la obra realizada en su compendio (A mí me parece que hay poemas buenísimos –que pueden ser mucho más yo, que los posteriores-, pero el criterio es diferente en la evolución.).

Necesitaría una revisión de toda la obra con nueva mirada y, sobre todo, abierta a la modificación, al reposo, e incluso al expurgo.

P.- Siempre se ha dicho en la poesía que hay mucha diferencia entre la forma de escribir de un hombre y una mujer sin embargo parece que hay una revolución de mujeres poetas que están reclamando su sitio en la poesía. ¿Crees en esta afirmación de que es diferente la forma de escribir de un hombre a una mujer?

R.- Siempre lo he creído, y en este momento de mi vida me reafirmo absolutamente. Al nacer mi escritura, rebusqué la lectura de poetas, dentro del estilo que a mí me gusta. Y descubrí que me siento muchísimo más identificada con las mujeres, en su estilo, y sobre todo, en los temas.

Es verdad que hay poetas que me encantan, y que nunca me han valido las generalizaciones, pero también es cierto que existen diferencias notables.

P.- Tu poesía no es algo casual, sino que estas realizando un trabajo de aprendizaje y de preparación a través de talleres y grupos de poesía. ¿Crees necesario que se produzca esa preparación en los poetas? ¿Nos puedes contar como son esas actividades?

R.- No sé si es necesario, porque como voy aprendiendo, el poeta tiene su propia evolución, pero es posible que, acudiendo a Talleres la evolución sea más rápida e intensa. Es interesante,  —manteniendo siempre el propio estilo—, estar abierto a aprender en la historia, a correcciones evidentes, y en todo caso, escuchar otras visiones y planteamientos.

En uno de los Talleres hemos ido viendo la evolución de la poesía desde el Modernismo. Además preparamos nuestras propias poesías adaptadas a la época y sus circunstancias. Cada persona del Taller se centra en un poeta, trabajando su estructura y sus características generales.

Me encanta el positivismo que emana hacia toda la creatividad posible.

El otro Taller lo considero más una Tertulia Literaria, con la intensidad de la creación propia —ya muy avanzada— y un descubrimiento de formas y posibilidades.

Los dos Talleres ofrecen también amplias perspectivas de trabajo hacia el exterior, y posibilidad de conocimiento de la obra, a partir de la colaboración con Entidades Locales varias o grupos literarios. Mejoran absolutamente la información sobre el medio local.

P.- La poesía es un bien universal y se le ha conferido siempre un papel de promesa de un futuro mejor, muchos creemos que ha empezado una revolución en la poesía debido a las nuevas tecnologías (sobre todo internet) y que ahora si es posible que se produzca esa inmensa minoría de lectores que toman esto como algo necesario y propio de la humanidad. ¿Crees que este cambio es posible o que aún tendremos que esperar mucho para verlo?

R.- Creo que es absolutamente posible. De hecho, en mis primeros pasos recurrí a la información prestada por Internet para ir concretando autores de mi interés. Es una forma muy válida para definirse y para aprender en el tiempo.

Por otro lado, muy interesantes también las posibilidades de darse a conocer para los autores noveles.

Prefiero además creer, que en este mundo absurdo, es posible un campo abierto para el sentimiento y nuevas visiones de la realidad.

P.- Tu libro está compuesto por dos poemarios DE HUMO Y NADA y MI MALECÓN, ¿que nos podrías decir de cada uno de ellos?

R.- Creo que no estoy capacitada para hablar de mi posible evolución. En su caso, tendría que hablar el propio lector. Como digo en una de mis primeras poesías,

“Yo sólo soy la mano
que corre
detrás del hado
de los sueños vagos
desprovistos de alas,
que quedaron atrapados
por no saber,
por no poder
volar.”

Sólo son mis trabajos, y siempre mis sentimientos del momento. En la forma y el estilo,  creo que vamos tomando conciencia, sin más.

P.- Por último me gustaría que nos contases cuales son los autores que más han influido en tu obra poética.

R.- Ignoro el porqué, pero posiblemente porque me transmite sentimientos intensos, muy rabiosos, sencillos y entendibles, Gloria Fuertes. Me encanta, aunque mi poesía sea diferente, y además, me inspira. Es algo demasiado curioso.

He ido comprando libros de mujeres que me encantan. Katty Parra, Carmen Plaza.

Me gusta también Angel González. Me encanta Miguel Hernández.

Lo que me gustaría de todos los existentes, es aprender y aprender.