José Luis Lopéz Enamorado: “El acto poético es la lucha que tiene el poeta consigo mismo para dar forma a sus ideas”

el junio 24, 2014 en Noticias

FichaAutor

1.-Se me ha caído un beso es un poemario de temática amorosa. Muchos autores piensan que el amor es uno de los principales temas de la poesía. ¿Crees también que el amor es uno de los principales motores del arte?
Si no es uno de los principales motores sí creo que es base impulsora de otros motores. Detrás de cada situación en la vida hay una historia de amor que ha participado en ella con mayor o menor protagonismo. El amor origina situaciones de todo tipo en la vida del ser humano: alegría, odio, pelea, reconciliación, venganza, juegos de conquista, locura, obsesión, bienestar, placer… Cada una de estas posibilidades puede ser escrita, puede ser descrita desde la síntesis de la poesía. Por lo tanto, creo que sí, que el amor es uno de los principales temas de la poesía.

2.-El paso del tiempo hace que las personas cambiemos, también cambia la forma de entender el mundo que nos rodea y la forma de amar. ¿Es Se me ha caído un beso una fotografía de un momento de tu vida, un descubrimiento de una evolución en el amor?
Sin duda ninguna es la fotografía de un momento de mi vida aunque no tanto un descubrimiento de una evolución en el amor. Ha pasado por mí la vida con diferentes escaparates amorosos que han estado decorados con los materiales de cada momento… y esos momentos han ido dando forma a mi manera de amar, de entender el amor, han evolucionado conmigo forjando mi personalidad. Se me ha caído un beso llega en el momento actual de mi vida, cuando asoma, hace un lustro ya, un amor nuevo, tardío si pero no por ello extraño. Tardío pero fuerte, intenso, al amparo del conocimiento adquirido que ahora permite interpretar las situaciones con otra calma, otra autenticidad, más sabiamente me atrevería a decir.

3.-Granada, la tierra que te acoge, es la cuna de la poesía de la experiencia. ¿Te consideras un poeta de la experiencia? ¿Qué papel juegan las vivencias en tus poemas?
Mi poesía está escrita desde la experiencia por lo tanto, sí me considero un poeta de la experiencia. Mi poesía es confidencia que quiero dar a conocer, comunicar a quien la lea, las razones de mi vida en cualquier aspecto desde mi prisma personal, desde mi experiencia porque me sentiría incapaz de escribir sobre algo que no haya tenido en mis manos alguna vez. En este poemario, Se me ha caído un beso, la fuente experimental ha sido el amor, pero escribo del mismo modo, con la misma sinceridad, en los nuevos temas que estoy trabajando ya sean de denuncia social, de realidad urbana, de pensamiento o de música.

4.-En Se me ha caído un beso hay un importante contenido plástico a través de imágenes. ¿Podíamos hablar de poesía visual? ¿Qué relación tienen dichas imágenes con los poemas?
Soy un hombre que precisa cada día sus dosis de palabras, músicas e imágenes. A cada palabra trato de ponerle imagen y música. Es evidente la importancia del contenido plástico en Se me ha caído un beso pero no creo que deba hablar de poesía visual porque las palabras pueden caminar solas sin el soporte de la ilustración. No obstante, determinados poemas me pedían imágenes a medida que los escribía para contar, con más notoriedad, el momento amoroso que estaba transmitiendo; no una notoriedad gráfica con los cuerpos que originaban los poemas sino una notoriedad sentimental trasladada a veces a diseños oníricos para dejar que sean las flores, las fuentes, los mimbres, el jazz… quienes transmitan, con otras formas, lo que estoy sintiendo en cada momento de amor o de contemplación.

5.-Nos encontramos ante una poesía muy descriptiva, donde el yo poético aparece muchas veces de manera impersonal y relacionándose con el ser amado. ¿Cuánto hay de José Luis López Enamorado en los poemas? ¿Qué es más importante el poeta o el acto poético?
En todos los poemas de Se me ha caído un beso estoy yo descrito con mi forma de sentir y de interpretar cada momento. Cada poema es un brote de sinceridad que se esparce por el papel con más o menos acierto y belleza, no seré yo quien juzgue esto último, pero sinceridad al cabo con la que me desnudo ante el lector. No puedo escribir para engañar, mi reto a la hora de plantearme este poemario fue el de asumir la responsabilidad de contar mis experiencias desde la sinceridad. Después, me gustaría comprobar si mis experiencias coinciden con las del resto de la sociedad y en qué medida.
Poeta y acto poético caminan juntos. El poeta es el origen, es el volcán que vomita aquello que se mueve en su interior y el acto poético es la distribución de ese magma de un modo progresivo para, al final, componer un decorado atractivo que puede tener resultados duros, de impacto o por el contrario, procurar una conducción cuidada y delicadamente bella del magma para crear un nuevo paisaje inocuo que invite a la contemplación. El acto poético es la lucha que tiene el poeta consigo mismo para dar forma a sus ideas.

6.-Muchos pensamos que el amor se refleja en la poesía por el deseo del amante ante la ausencia del ser amado. Sin embargo encontramos excepciones en algunos poemas de tu poesía amorosa, en la que el ser amado y el amante interactúan en el poema. ¿Podríamos estar hablando de una poesía erótica?
Mi poesía tiene dos circunstancias que son como los raíles por donde se conduce el amor: distancia y ausencia. Efectivamente ese deseo del amante ante la ausencia del ser amado se da en algunos de los poemas, más en los que pertenecen a la segunda parte del libro dedicada a la contemplación y el pensamiento. Sin embargo, las situaciones de acto amoroso que describo en los poemas no son sueños, no son salidos pensamiento del deseo; son situaciones reales, descripciones que hago con la mayor delicadeza posible del acto sexual. Por lo tanto si hablamos de una poesía erótica.

7.-El amor ha sido el eje central de tu obra, ¿Se ha planteado tocar el tema o ha surgido de manera espontánea?
El tema me ha venido impuesto más bien. Como describo en mi prólogo, la idea de escribir este libro nace en una tertulia más de las mantenidas con mis amigos David Zaafra, pintor granadino, y Luís Javier Garrido, hombre próximo al mundo del baile y cante flamenco. Una tarde Luis Javier propuso a David que ilustrara los poemas que escribiera yo. David aceptó pero con la condición de que se tratara de poesía erótica. Como quiera que yo tuviera escritos casi un centenar de poemas de amor acepté el reto y me puse a ello. Más tarde David Zaafra no pudo cumplir con su palabra por razones de trabajo personal. Como quiera que me gusta y me muevo bastante bien por el dibujo, la pintura y el diseño, decidí ocuparme yo de ello. Creo que fue una suerte que se diera esta circunstancia porque nadie como yo, protagonista de cada momento amoroso, puede interpretarlo en imágenes aunque no lleven el sello profesional de David Zaafra.

8.-Se me ha caído un beso es una obra casual, o tiene planeado seguir escribiendo. ¿Tocará otra temática en futuros trabajos o ahondará en el tema del amor?
Se me ha caído un beso no es una obra casual. Toda vez que he finalizado mi trabajo en Televisión Española que me ha obligado a la escritura de guiones, proyectos de programas y entrevistas, estoy volcado de lleno en la escritura de nuevos libros. Se me ha caído un beso es mi segundo libro publicado. En 1992 pude escribir e ilustrar un libro de acercamiento al mundo de la música que editó Narcea S.A. con el título Ilusión Musical. Estoy preparando un nuevo libro de poesía que aglutinará contenidos diferentes, amor, política, pensamiento, denuncia social… También manejo textos escritos por mí hace años que quiero reunir a modo de ensayo en otro libro y una tercera tarea que reunirá varios relatos cortos.

Horacio Felipe Rodriguez Porto: “Siento la necesidad del mensaje y el instrumento que utilizo en forma natural es la poesía”.

el junio 21, 2014 en Noticias

FichaAutor

1º) Amanecer crepuscular es un poemario donde el amor está muy presente. ¿Por qué crees que es tan importante el amor para la poesía?

El amor es el eje de todo en la vida, amas porque te amas, porque te han amado desde bebé, porque te nace la profunda necesidad de amar a otros seres, el amor en todo su contexto, amor erótico, amor filial, amor fraterno, amor platónico, amor en toda su amplitud.
También cuando el amor caduca en el caso del amor de pareja, da dolor, tristeza, pero seguro que no era amor de verdad, era algún amor impostor porque si la premisa es que no hay nada más sublime que el amor, por lógica, no te puede hacer sufrir.
Escribir al amor con amor por amor es algo mágico. Por eso digo que ‘nunca morirá el amor y la poesía’
2º) ¿Cómo ha sido el proceso de selección y elaboración del poemario?

El proceso de selección ha sido un poco aleatorio y me hubiera gustado que este libro llevara un poema que le escribí a la Madre Teresa de Calcuta, pero lo dejaré ya para un próximo libro.
3º) A veces, como mejor podemos explicar una obra es a través de la vida del autor. Háblanos un poco de ti y de cómo entra la poesía en tu vida.

En mi casa mi madre gustaba de leer cancioneros, letras de canciones, no poemas, pero eso a mí me gustaba mucho, en la escuela era un pésimo alumno en la materia castellano, ahora llamada lengua, me llevaba muy mal con las conjugaciones de los verbos. Cuando leíamos cuentos y poesía me entraba una sensación muy agradable, de alegría, de gozo, cuando llegó la materia literatura me di cuenta de lo feliz que me hacía estudiar poesías.
Y antes, a mis 11 años escribía algunas prosas y no estaba muy estimulado, me gustaba leerlas para que me las aprobaran y un día una prima 10 años mayor que yo me dijo, en dos años más dejarás de escribir todas esas tonterías, por suerte el comentario no me influyó.
Ya para los 18 años había compartido una antología y formaba parte de la sociedad de escritores de la provincia de Buenos Aires (SEP).
Años más tarde fui por un tiempo largo pate de la comisión directiva de la S.A.D.E (Sociedad Argentina de escritores)
Ahí también comparto antología con cinco escritores de nivel, los cuales tenían ‘la pluma de oro’, galardón máximo en Argentina.

 

4º) Eres Maestro de Yoga, Naturópata, Homeópata… ¿Por qué te decantas por el género literario de la poesía para tu obra?

En varios poemas hay un mensaje para reflexionar sobre valores, actitudes y demás componentes de la vida. Siento la necesidad del mensaje y el instrumento que utilizo en forma natural es la poesía.
5º) ¿Para qué crees que sirve la poesía en un mundo como el actual donde la tecnología lo invade todo?

La poesía sirve para que no perdamos el norte, para que cuidemos los vestigios del romanticismo, para que podamos mirar el cielo, las hojas de los árboles, las flores, las mariposas, y continuar además buscando el lenguaje tácito en la pupila del otro.
6º) Te describes amante de la música entre otras artes. ¿Qué conceptos crees que te definen como artista?

No me considero un artista porque no dedico el tiempo que se necesita para realizar un ‘arte’. Además no pongo paciencia, disciplina, pasión y concentración en la tarea de la música como de la poesía, sino que son sustancias de las cuales me nutro, me alimento en espíritu y alma.
7º) ¿En qué estado emocional crees que fluyen mejor los versos?

Siempre digo que suena raro, hasta extraño decir que uno se desahoga y logra mejores versos en estados de melancolía que en estados de euforia. Aunque también surgen poemas muy lindos en la alegría, aunque menos cantidad.
8º) En Amanecer crepuscular encontramos poemas dedicados a otros escritores. ¿Qué nexo de unión tienes con ellos?

Los leí a casi todos y algunos impactaron muy fuerte dentro de mí, en el caso de los escritores de América, Alfonsina Storni llegó a enamorarme con su obra, tengo hacia ella un amor muy fuerte, si hubiera coincidido en época hubiera hecho lo posible para acercarme.
En el caso de ‘Almafuerte’ Pedro Bonifacio Palacios, ha sido el literato, poeta más completo de todos los siglos, su obra es totalmente sin errores, sin defectos, ha utilizado todos los estilos, todas las formas, admirable, y de los europeos, el español Federico García Lorca, me ha dejado siempre una sensación de júbilo, de éxtasis, que su obra la llevo conmigo, el también me hace entrar en la nostalgia del recuerdo de mi madre, porque de mayor tenía como libro de mesa de noche ‘El romancero gitano’.

 
9º) ¿Métrica tradicional como la rima o verso libre? ¿Con qué te quedarías y por qué?

Me gusta a veces intentar un soneto alejandrino y ver que puedo ser clásico y ajustarme a tanta métrica, aunque también me siento muy libre con la prosa libre.
Según el día, el ánimo y la predisposición del duende que me asalta para escribir, es la elección, pero con mucha humildad.
Entiendo que nunca he podido hacer un soneto perfecto.
10º) ¿Te sientes identificado con alguna generación literaria?

Con los del romanticismo.
11º) ¿Es este un libro casual en tu vida o piensas seguir escribiendo? Háblanos de tus proyectos literarios.

Este libro surge de la gran necesidad de compartir lo que he escrito si no pierde sentido el escribir para uno. La poesía tiene vida y dejarla morir en un cajón es inconcebible.
Posiblemente en un tiempo, daré oportunidad a mis otros escritos inéditos de que vean la luz.

Mariano Salcedo Mencia: “La poesía ha sido un matiz de desarrollo en mi propia afición a este arte”

el junio 21, 2014 en Noticias

TarjetaMarainoSalcedo1º). Tu primer libro En noches de luceros consta de un solo poema de gran extensión. ¿Cómo te surgió la idea de escribir algo así?

Quizás la idea de elaborar un poema de amplia extensión sea una manera de fluctuar mi poesía hacia ámbitos desconocidos en la propia formalidad poética de hoy en día, esta linealidad poética en cuanto a expresar estos matices y temáticas dentro de un mismo marco poético me ha llevado a la posibilidad de desarrollar de una manera improvisada todos estos matices de contemporaneidad en los cuales intento dar salida En noches de luceros.
2º) ¿Qué elementos utilizas en tu poesía para captar y mantener la atención del lector?

Quizás sea también esta linealidad poética la que en cierta manera mantenga al lector en sus propias formas de comprensibilidad a través de los parajes descriptivos que le expongo en mi poesía, también soy de la opinión que no hay un marco fijo en cuanto a técnicas y elementos de constructividad poética donde el autor pueda desarrollar todas sus facetas.
3º) ¿Por qué poesía y no narrativa?

La poesía ha sido un matiz de desarrollo en mi propia afición a este arte desde mis épocas estudiantiles, pienso que la poesía es la manera de expresividad escrita donde me encuentro más a gusto a la hora de desarrollar cualquier tema o matiz lírico.
4º) ¿Te consideras un escritor del lenguaje?

Me considero un escritor que pone atención al lenguaje como forma de expresividad, ya que es el lenguaje y el idioma donde los escritores nos vemos inmersos a la hora de componer cualquier forma literaria.
5º) ¿Qué importancia le das al mensaje y qué importancia le das a la forma de expresión?

La posibilidad de desarrollar una obra poética permite de manera alguna desarrollarse entre las diferentes pautas de comunicación que existen en el mundo tecnológico de hoy en día, esta interacción entre la forma, el modo y sus contenidos desarrolla en cierta manera la capacidad de expresión entre estos aspectos de la comunicación.

 

 

6º) ¿Por qué huyes de las formas métricas clásicas como por ejemplo, la rima?

Pienso que a la hora de diseñar un poema con estas extensiones la rima adquiere un matiz muy diferente al de los poemas estróficos de las métricas clásicas, ya que en cierta manera la rima se diluye entre el contenido dando lugar a matices de sonoridad quizás un tanto consonántico entre lo asonántico y un tanto asonántico entre lo consonántico.
7º) En tu poesía pareces mostrar el universo interno del autor un poco alejado quizás de la realidad. ¿Es la poesía un medio de evasión para el hombre?

El matiz de ficción que pretendo dar En noches de luceros quizás esté en consonancia con un desarrollo de realidades que quizás de alguna manera me han ido desarrollando en este mundo tan diversificado de la poesía. Pienso que dentro de la poesía existen innumerables formas de desarrollo además del carácter de evasión y conexión que pueda tener la poesía en su matiz intrínseco para con el hombre y su desarrollo en su medio y entorno social.
8º) ¿Cuáles son tus influencias? ¿Tus gustos literarios?

Quizás la mayor influencia que yo tengo es la historia poética de este país con sus generaciones del 98, del 27 y toda su diversidad de poetas y poetisas que han influenciado desde sus expresividades el acontecer literario del propio lenguaje donde me desenvuelvo.
9º) ¿Qué proyectos literarios tienes?

Actualmente estoy viendo la posibilidad de desarrollar una poesía esbozada en sus contornos de constructividad en una amplia gama de temáticas…

 

Lallo Rosique: “Creo que un buen poemario o una buena novela tienen que estar escrita a través de la experiencia, de los momentos que se han sentido en carne viva en este circo al que llamamos vida”.

el junio 7, 2014 en Noticias

1º) ¿Cómo te surgió la idea de titular tu primer poemario Delirios de campanas y cinceles?OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El título viene dado por algo muy cotidiano que está en cualquier joven. Yo pertenezco a esa “generación perdida” de estudiantes, de pequeños burgueses, que han terminado sus estudios universitarios y se han quedado contemplando el ocaso de su vida. A consecuencia de esto, en mi caso, me tiraba a la noche, la saboreaba hasta la última gota, para amanecer al día siguiente con un taladro en la cabeza, que son esas campanas y cinceles golpeándote en la sien hasta desesperarte y volverte loco, y qué mejor manera de aparcar tu locura que escribiendo tus neuras sobre un papel para encontrar una paz interior y un equilibrio que te haga continuar día tras día. Por tanto, en el libro hay delirios de campanas y cinceles, ideas y pensamientos escritos en días interminables precedidos por noches infinitas.

2º) ¿Dirías que tu poesía es un encuentro contigo mismo?

Se podría decir que sí. Cualquier persona en su vida necesita mirarse bien adentro para llegar a conocerse realmente. Yo todavía no me conozco lo suficiente, y a veces, incluso me doy miedo y me odio muchísimo. Este poemario es una especie de catarsis, un encuentro espiritual entre mi persona y el “yo poético”, una estrecha relación de amor-odio en el que desgrano una serie de vivencias y pensamientos con los que cualquier ser humano se puede sentir identificado. Creo que un buen poemario o una buena novela tienen que estar escrita a través de la experiencia, de los momentos que se han sentido en carne viva en este circo al que llamamos vida. Escribir te hace combatir tus miedos y tus pasiones, revivir los recuerdos y exprimir la memoria hasta dejarla tiesa. Nunca me he parado a dar rienda suelta a la imaginación ni a lo fantástico, porque no tengo ni idea de cómo se hace eso, y me parecería un acto hipócrita. Yo como lector no quiero que me engañen, y me gusta leer cosas realistas, cosas que te podrían pasar a ti mismo, y eso es lo que he estado buscando en este poemario, encontrarme a mí mismo y escupir una por una las historias que me han pasado dentro de la cotidianidad. Claro está, esto tiene su peligro, y es desnudarte ante el lector, y estar expuesto a ser juzgado. Creo que es más pudoroso y obsceno desnudar tu alma que desnudar tu cuerpo, pero no se escribir de otra manera.

3º) ¿Por qué elegiste el género poético y no el narrativo para escribir tu primer libro?

Creo que en poesía, lo que cuentas en un poema, es mucho más sincero y difícil que en cualquier obra en prosa. Pienso que a través de la poesía, los sentimientos afloran de forma brutal: el amor es más intenso, el desamor más doloroso, la denuncia social más rebelde, la muerte es más trágica… Todo el mundo es capaz de escribir, cada persona lleva un pequeño escritor dentro. El convertirte en escritor es más difícil, tienes que darle forma a lo que piensas y lo que sientes, y creo que la poesía es mucho más difícil que la novela. Por tanto, en mi experiencia personal, he perdido la virginidad con la poesía porque llevaba mucho tiempo cortejándola, desde los 16 años llevo escribiendo poesía y nunca me había decidido declararme hasta ahora. La poesía es un género devaluado, lamentablemente. Creo que hay que crear una serie de poesía que se aleje de lo estético y de lo bello, que entierre lo barroco y abordar una nueva desde los problemas actuales, para que las personas se interesen más y se consuma mejor, y que llegue a un público lejos de los ámbitos académicos y de la pedantería con la que siempre ha sido relacionada.

4º) ¿Sigues algún proceso a la hora de escribir un poema?

Generalmente no. Nunca he sido partidario de una metodología a la hora de escribir. Hay que pensar que escribir es un hobby, y no un trabajo. Quien piense que con escribir tres poemas y unos relatos es un escritor, es un puto iluminado. Nunca he creído en sentarme delante de un ordenador o máquina de escribir y decir: “voy a crear un poema”. Los poemas forzados nunca son los más sinceros. El único proceso que puedo seguir es, como he dicho antes, a través de mi experiencia, de lo que veo a mi alrededor. Aunque parezca de antaño o clasicista, voy anotando en cada momento ideas, en el contexto de este mundo que me rodea, y de ahí si sale el cuerpo de un poema. Mis poemas se escriben desde las tripas, la desesperación, el quejío de un cantaor flamenco, el llanto de un niño cuando no tiene el pecho de su madre…Es un toque de atención a lo más clásico y lo más académico, para promulgar que existe otro tipo de poesía menos formal y más auténtica y acorde a los tiempos que corren.

5º) Delirios de campanas y cinceles ¿Estamos ante un poemario autobiográfico?

Decir que algo es autobiográfico me parece muy atrevido. Como he estado explicando antes, el poemario está compuesto por experiencias, por “vivencias de puño y letra”, porque no se escribir sobre otra cosa. Aunque contestando a la pregunta, no es que sea autobiográfico, diría que es “excesivamente autobiográfico”. Soy ese tipo de persona que escribe por necesidad, y no por placer ni por el deleite del lector. En este libro se habla de desamor, de sexo, de reflexiones existenciales, y de la mujer, sobre todo de la mujer, con sus pros y sus contras. Es un libro dedicado a la mujer, y a todas las mujeres que me han dejado formar parte de su vida. Por contar una anécdota, cuando mi madre terminó de leer el libro me preguntó si mi vida era tan triste, y que parecía ya una persona mayor con mucha experiencia por lo que cuento. Mi vida no es tan triste, pero soy un tipo al que le gusta coleccionar fracasos y removerlos hasta la saciedad. Me siento muy bien en ese campo, pero siempre me gusta darle un toque esperanzador e irónico. Las personas que no saben reírse de sí mismas nunca llegarán a conocer, aunque sea de lejos, la felicidad. El “yo poético” se ridiculiza en este libro, y por ello creo que no es tan triste. Creo que los poemas están llenos de experiencias que le pueden ocurrir a cualquiera, pero que nadie se atreve a decir ni a utilizar un lenguaje tan directo como el que aparece.

6º) ¿Qué es para ti ser poeta y qué ha aportado la poesía a tu vida?

Para mí ser poeta no significa absolutamente nada. Es más, no me considero ningún poeta, creo que esa palabra está sobrevalorada. No soy nada más que un tipo que escribe sus pensamientos, más cercanos a la locura que a la cordura, y punto. No me gustan los poetas, y menos los poetas que se “creen poetas”. Yo los llamo pseudo poetas. La gente que dice ser poeta es porque aspira a serlo, pero en realidad no lo es. No me imagino a Walt Whitman o a Arthur Rimbaud presumiendo en su vida de ser poetas. Conozco muchos pseudo poetas que lo que hacen es prostituir a la poesía, utilizarla para conseguir fines personales, encandilar la “chica con pocas luces” que cree que ha ligado con un poeta que en realidad escribe diarrea sobre un papel higiénico. Por tanto, para mí ser poeta significa vacío existencial, la nada.

En cuanto a que ha aportado la poesía en mi vida, es otro tema muy diferente. La poesía me lo ha aportado casi todo, o más. Desde muy joven empecé a leer poesía, y sobre todo, la poesía que hablaba más desde las tripas que desde el corazón. Me fascinaba cómo alguien podía escribir algo tan triste y hacerlo a su vez tan hermoso. Me regocijaba con las palabras de los poetas, las asimilaba y me imaginaba cada historia o suceso que contaba. La poesía ha marcado mi personalidad, gracias a ella veo un mundo más metafórico, y a su vez, más obsceno. Me encanta leer poesía, conocer a nuevos autores (que realmente valgan la pena) y leer y analizar los poemas hasta altas horas de la madrugada. Yo soy licenciado en Teoría de la Literatura, y quizás, tenga una visión más detallada sobre la poesía y su análisis. Pero lo que realmente me embruja son las reflexiones personales de cada autor, su juego de palabras y su temática. Los simbolistas franceses han marcado mi gusto por la poesía, y creo que es el mejor movimiento poético hasta ahora. La poesía me ha aportado mucho, pero sólo a nivel personal, nunca la he utilizado ni la he prostituido como he señalado anteriormente.

7º) ¿Qué hay detrás de la ironía de algunos de tus poemas?

La ironía y el humor son esenciales en la vida. Como dije antes, uno tiene que aprender a reírse de sí mismo. En este poemario hay mucha ironía y mucho humor. Creo que es necesario plasmarlo, pienso que hay que desmitificar lo grandilocuente y lo bello. La etapa del Modernismo o de la Generación del 98 ha quedado atrás, está obsoleta. No quiere decir que no se tenga en cuenta, pero son tiempos de hacer una poesía en consecuencia con este mundo actual, este mundo enfermo que se mueve más rápido en el que parecen que los cambios se quedan estáticos. En el poemario también hay encubiertas denuncias a la sociedad, de manera irónica, como un punto de inflexión para despertar del letargo en el que se instaura la muchedumbre. También se trata al amor de esta forma, o al desamor, en mayor medida, para despertar de ese estado en el que cuando se rompe una relación, afrontarlo desde la serenidad y el humor para salir adelante. La ironía está muy presente, y es uno de los puntos más fuertes del poemario.

8º) ¿Qué importancia le das al amor en tu obra poética?

Absolutamente toda. El amor es lo que nos mueve, lo que nos quita el hambre, lo que nos hace llorar y lo que nos hace andar por las aceras como idiotas con una sonrisa estúpida. El que diga lo contrario, miente, miente como un bellaco. Las personas que dicen que están mejor solas se engañan a sí mismas. Es bueno saber convivir con la soledad, y necesario, pero en el fondo, todo el mundo tiene auténtico terror a quedarse sólo. Está en la psique del ser humano, no lo digo yo. Desearía que fuera de otra manera, pero no es así. Yo soy una persona, por encima de todo, romántica. Me gusta estar enamorado, pero disfruto incluso más con el desamor. Por el amor se cometen crímenes, se renuncia al trabajo de tu vida, se abandona familia y amigos. El amor es una puta enfermedad, es la peor de todas. Lo esencial es encontrar el equilibrio. Pero es muy difícil, porque es un sentimiento muy enérgico. Derrochas toda tu energía y haces caso omiso al resto. En el 90% de los poemas aparece el amor o variantes del mismo, como el desamor, el sexo, las relaciones de pareja, los celos…Quizá sea un poemario muy monotemático, pero como dije antes, es algo real, que le puede pasar a cualquiera, y todo ser humano ha pasado por las fases del amor, y pueden sentirse identificados con ello. En este libro pueden aparecer poemas que hablan de más de diez mujeres diferentes, y que quizás no haya estado enamorado de todas, pero en su momento tuve un sentimiento puro y sincero hacia ellas. El amor y la mujer son mis impulsos, mis traumas y mis pasiones, tanto en la vida real como en la poesía.

9º) ¿Hay alguna lectura o escritor que te haya marcado especialmente?

Sí. Toda persona que escribe ha tenido referentes, se ha empapado de libros antes de ponerse a escribir, es algo natural. Recuerdo una anécdota que me contaba un “pseudo poeta” que decía que él no necesitaba leer a la hora de escribir, que no tenía ningún referente literario. Eso es imposible. Luego leí lo que escribió y parecía de todo menos literatura. Como decía Aristóteles en su Poética, todo es un proceso de mimesis, todo funciona como copias o semejanzas de lo que se ha leído. Mis referencias son numerosas y variadas. En narrativa van desde Kafka a Bukowski, pero en cuanto a poesía, el movimiento más influyente ha sido el de los simbolistas franceses, y en especial Las flores del mal de Baudelaire. Creo que ese libro es como el credo de la poesía, todo el mundo debería de leerlo. Es un libro que supuso una ruptura con lo tradicional, donde temas como el amor, la salvación del hombre y la muerte se tratan de forma majestuosa. Además, de los simbolistas, poetas hispanoamericanos como el chileno Nicanor Parra o el español José Hierro también me han marcado a la hora de escribir.

10º) Háblanos un poco de tu futuro proyecto Entre adoquín y adoquín.

Bueno, no hay mucho que contar. Será mi primera incursión en la prosa, y la verdad es que está quedando muy visceral y tierna a la vez. Como no, en todo lo que escribo, tiene mucho de autobiográfica e irá en una línea parecida a lo que aparece en mis poemas, es decir, podremos encontrar amor, sexo, lealtad, humor…Pronto se sabrá más sobre este proyecto, pero creo que va a gustar e impactar al lector.

 

Presentación del libro: “Dentro de mis ojos verdes” de Emilio Girón Romero

el mayo 29, 2014 en Noticias

En Santomera Murcia

En Santomera Murcia. Emilio Girón Romero presenta su libro “Dentro de mis ojos verdes” de poesía. Publicado por la editorial Poesía eres tú

David García Abejas: “La poesía requiere del poeta, como el poeta requiere de la poesía como canal de expresión de sus sentimientos”.

el mayo 24, 2014 en Noticias

Poeta y escritor David García Abejas

Poeta y escritor David García Abejas

1º) ¿Podemos decir que De la Realidad y Del Amor, Del Poeta y Del Yo es un poemario autobiográfico? ¿Crees que la poesía requiere de las vivencias del autor?
No es ningún poemario autobiográfico, aunque alguna de las partes de algunos poemas sí que han sido parte de algunas vivencias, pero son imágenes o reflejos de esa realidad, ya que la imaginación y la ficción literaria en la poesía se plasma en versos que tienen como base esa mezcla de vivencia y espejo de la memoria que se quiere reflejar en poesía. La percepción y la transformación de esas vivencias, sensaciones, etc. buscan salida y expresión a través de mis versos. Pero no es un poemario autobiográfico.
La poesía requiere de la inspiración del poeta y dentro de esa inspiración un papel muy importante es su imaginación y el saber ordenar el pensamiento de forma poética para que al final se cree un poema de forma que encierre lo que realmente se quiere transmitir.
Las vivencias son un hecho circunstancial de la existencia del hombre, y la poesía es el arte a través del cual el poeta se manifiesta como canal de expresión.
Las vivencias van de la mano con la madurez de la persona, no se ve ni se siente igual una desgracia a los diez años de edad que a los cuarenta. La percepción del mundo no es igual, ni las ideas, ni los pensamientos, ni los sentimientos. Todo cambia dentro de la persona, menos la esencia.
La poesía requiere del poeta, como el poeta requiere de la poesía como canal de expresión de sus sentimientos.

2º) Tu libro está dividido en tres partes diferenciadas. ¿Has seguido algún criterio especial para hacer estas secciones?
No he seguido ningún criterio especial, sólo que tenía muchísimos poemas y los quise ordenar de alguna forma y en ese proceso, me di cuenta de que podrían encajar en tres pilares importantes, que son las tres partes en las que he dividido el libro:
De la Realidad, son poemas de temática social, poesía realista, donde se trata de forma crítica a modo de ensayo la poesía y se plasma la realidad social en la cual vivimos.
Del Amor, son poemas románticos, de amor y desamor. Todo lo relacionado con las relaciones amorosas y los deseos, de ser un romántico, amante, pareja, etc.
Del Poeta y del Yo, es una parte intimista, la lucha del poeta con la persona.
3º) La forma en la que está escrita tu poemario jugando con las mayúsculas y minúsculas ¿Se debe a una aportación personal a la poesía o es algo estético?
He intentado darle un enfoque de rebeldía métrica y sintáctica, donde el encabalgamiento y el ritmo sea lo más libre posible; hay poemas donde he dejado la libertad de signos de puntuación para que el lector juegue e interprete esos poemas a su libre albedrío, que se deje llevar. Que no sólo el verso sea libre. Tengo una entrada en mi blog personal que habla de este tema.

4º) Tu poesía es sencilla donde lo cotidiano juega un papel importante, sin embargo, en algunos poemas sobre todo de la primera parte, se aprecia un contenido crítico ¿Piensas que es una de las misiones de la poesía o del poeta?
No creo que sea ninguna misión, ni de la poesía ni del poeta.
Los artistas, el arte en general en su diversidad de disciplinas, no sólo buscan la belleza, también el por qué y el cómo de sus circunstancias en esta vida. La temática artística ha ido evolucionando a lo largo de la historia y en cada época ha habido movimientos en diferentes campos y ámbitos. El realismo ya tuvo su momento, al igual que el renacimiento fue una extensión de la época clásica, ahora en este siglo no hay un verdadero movimiento, no hay una línea artística definida, pero sí que creo en un artista que ponga de manifiesto su arte a disposición de sus verdaderos sentimientos y si ha de hacer una obra de contenido crítico que así sea, estamos en una época donde el realismo puede volver a resurgir con fuerza y la literatura crítica puede tomar un verdadero papel.
Los intelectuales y los artistas deberían ser honestos y no venderse, hacer lo que realmente sienten, y alejarse de lo comercial y pensar en producto y venta. No venderse.
No creo en una poesía comercial, ni pienso que pueda existir tal tipo de poesía, pero sí que creo que el intelectual, el autor, el escritor, el pensador, el músico, etc. plasme lo que sienta a través de su arte y si ha de criticar, que lo haga. Si emociona y conmueve las consciencias de la gente y de la sociedad, entonces habrá servido para algo. Y el artista realmente se sentirá realizado como tal y la gente podrá apreciar realmente al verdadero artista, no al que se vende, al que escribe, compone, pinta lo que le dicen que se vende. Los artistas han de ser honestos con sus sentimientos y con su arte y no tienen que venderse, tienen que saber cuál es su postura y su posición en la época en la que le ha tocado interactuar. Lo más importante es crear algo que realmente ha de salir de ti como sea, y sea lo que sea que salga, será tuyo, se venda o no, guste o no.
5º) ¿Has buscado con tu poesía llegar directamente a los sentimientos del lector?
La poesía ha de emocionar para que pueda ser poesía. Y aunque no he buscado llegar directamente a los sentimientos del lector sí que desearía haberlo conseguido, aunque eso es lo más difícil. Ellos tienen la palabra.
6º) ¿Por qué escribes? ¿Es quizás un modo de evasión?
No es ningún modo de evasión. Más bien es pasión. Escribo porque siempre lo he hecho. Es parte de mí. Me gusta escribir y aunque ha habido etapas que me he dedicado a otros menesteres, siempre ha estado acompañándome y nunca me ha abandonado.
7º) ¿Por qué género poético y no narrativo? ¿Te has planteado escribir relato?
La poesía ha sido lo primero. No sólo escribo poesía, también he escrito un par de obras de teatro y tengo a medias un proyecto de ensayo, además de unas cuantas novelas sin terminar.
8º) El amor ha sido un tema fundamental a lo largo de la historia de la literatura ¿Qué importancia le das en tu poemario?
El amor ha sido, es y será el motor del mundo y del ser humano. Está claro que sin amor el hombre no es hombre. El amor es el motor del universo y su energía es la causante de la vida.
A veces uno siempre relaciona la poesía con los poemas de amor. Lo más romántico.
El Amor en mi poemario está tratado de varias formas; una forma ingenua, infantil, de adolescente y romántica, y otra forma más madura de amor y de relación de pareja.
9º) ¿Has tenido modelos literarios de escritores que desees imitar o hayas sentido su influencia?
No me gusta imitar a nadie, ni he deseado imitar a nadie. No me gustan los intérpretes y los imitadores.
No creo que tenga influencia de ningún escritor que yo sepa. Y espero nunca tenerla.
10º) ¿Qué proyectos literarios tienes en mente a corto o largo plazo?
Tengo varios proyectos de poemarios casi terminados en una línea similar y estoy con el proyecto de dos novelas que ahora es lo que más me apetece y consumen todo mi tiempo.

Victoria Torres Villasevil: “…Huyo de la grandiosidad y busco la sencillez de la palabra y la belleza que ésta encierra, pues creo que lo fundamental en la poesía es trasmitir sin ambigüedad aquello que sientes en cada momento.”

el mayo 21, 2014 en Noticias

Victoria Torres Villasevil. Poeta
Autora de el libro: “Entre la miel y la hiel”

ENTREVISTA: Victoria Torres Villasevil.

1º) Entre la miel y la hiel es tu primer poemario editado. ¿Qué deseas transmitir al lector con un título tan significativo?
En efecto, es mi primer libro editado, porque aunque escribo poesía desde muy joven, y he ganado algunos premios, nunca creí que fuera merecedora de ver mi obra impresa en un libro.
Este poemario “Entre la miel y la hiel”, nace por unas circunstancias muy especiales. Marca un antes y un después en mi vida, por un lado está la cotidianidad de los días (mis días de miel), y un sufrimiento sobrevenido (mis días de hiel). Lo que transmite esta obra es un dolor interno, las cicatrices que no se ven y el intento por volver a cerrarlas, no son poemas inconexos, es un drama hecho poesía aunque en diferentes tiempos.
En definitiva, este título pretende transmitir un grito de angustia y a la vez de esperanza ante las adversidades.

2º) ¿Nos encontramos ante un poemario meramente amatorio?
Ciertamente no, aunque el amor es una constante en mi vida y se ve reflejado en el libro. Hay dos partes claramente diferenciadas: la primera parte “sentimiento amoroso”, son poemas más dulces, pero sin llegar a un trasfondo romántico, es más una llamada al amor como asidero para ayudar y ser ayudado, mientras que la segunda parte “soledades”, hay un sentimiento más duro, de reproche, con versos más ácidos, por eso he intercalado algunos más almibarados. No es en esencia una obra amatoria.

3º) Háblanos de tu poesía. ¿Cómo definirías tu propia poética?
Mi poesía no tiene una forma, ni estructura definida. Utilizo el verso libre y tengo la necesidad de trasmitir lo que siento de forma directa, para que el lector a su vez lo reciba de una manera clara e intencionada. No busco utilizar un lenguaje rebuscado, con giros lingüísticos complejos, pero sí que hago uso de metáforas porque me gusta la musicalidad que dan a cada poema. Huyo de la grandiosidad y busco la sencillez de la palabra y la belleza que ésta encierra, pues creo que lo fundamental en la poesía es trasmitir sin ambigüedad aquello que sientes en cada momento.

4º) ¿Qué piensas de los que defienden la literatura femenina en contra de la masculina? ¿Crees que realmente hay dos tipos de literatura?
Me parece un poco absurdo defender una literatura u otra. Yo sólo conozco la literatura universal, la que no tiene sexo. Jamás leo un libro fijándome si el autor es hombre o mujer.
Lógicamente en muchos aspectos somos diferentes, pero realmente a la hora de escribir, lo que nos diferencia no es el sexo, sino por la individualidad de cada uno como entes únicos que somos.

5º) ¿Qué es lo que te inspira a escribir?
Me inspira la vida, todo aquello que siento, que veo y me emociona. Soy una mujer muy visceral, que vivo cada momento con mucha intensidad y mis emociones van parejas. Pero lo que me embulle, es ese momento mágico en el que percibo una emoción y tengo la necesidad imperiosa de coger papel y pluma, y plasmarlo en él.

6º) ¿Crees que la poesía sirve para derribar las fronteras emocionales?
Por supuesto, la poesía es transgresora, no conoce límites, es una puerta abierta a la libertad de los sentimientos más profundos, al “yo” más íntimo, es la no represión de lo que uno siente, expresado con palabras de tantos colores que permite ser el catalizador de tus emociones. Además, para mí, escribir poesía es terapéutico, me desahogo con ella tanto en mis alegrías como en mis tristezas.

7º) Tu poesía es de corte intimista. ¿Sigues algún proceso para elaborar los versos?
En efecto, todos mis poemas llevan mi impronta vital, muchos de mis versos nacen de mis experiencias y de mi forma de entender la vida. Lo que escribo es fruto de lo más hondo, y me dejo llevar más por el sentimiento que por la razón. La conjunción de palabras-corazón van siempre unidos en mis poemas.

8º) ¿Te sientes apoyada en tu entorno a la hora de escribir?
Lo cierto es que soy muy pudorosa con lo que escribo, hasta la creación de este poemario he dejado a muy pocas personas leer mis poesías. Es más bien por timidez y porque creo que me expongo demasiado a mis emociones. Ahora mi mayor fan y crítico es mi marido, ya me sonrojo menos cuando recito y me abro más a mi gente. El libro me ha ayudado a tener más confianza en mí misma.

9º) Pregunta obligada. ¿Poeta o poetisa? ¿Por qué?
Poeta, porque me parece un término integrador, que engloba a los dos sexos. Cuando yo pienso en la poesía, bien sea escrita por un hombre o una mujer, siempre pienso en él o la poeta, no utilizo la palabra poetisa.

10º) ¿Cuáles son tus influencias, tus gustos literarios?
Leo poesía desde muy niña, pero nunca me atrajo la poesía infantil, el primer libro de poesía que leí fue: “Las mil mejores poesías de la lengua castellana”, que fue el que me sedujo a la poesía. Me quedo, y esto es muy personal, con los poetas españoles, y en concreto los que cito, son los que llamo mis dueños del alma: me encanta el misticismo de San Juan de la Cruz, para cuando busco la soledad y el sosiego. Bécquer por su romanticismo, me hace sentir una dama de cara ruborosa y me enamora. Con F. García Lorca me vuelvo mujer de raza y veo su luna de pergamino. Con R. Alberti puedo acercarme a la mar y oler su agua salada. Y por excelencia mi preferido es Miguel Hernández, con el lloro mis penas y puedo sentir las suyas.

11º) ¿Piensas continuar escribiendo? ¿Estás trabajando en algún proyecto?
Escribes algo que te conquista, una vez que empiezas no puedes dejarlo. Siempre he escrito poesía, aunque no de manera tan seria, pero ha sido una constante a lo largo de mi vida. Ahora tengo entre manos otro poemario, que ya prácticamente he terminado, pero quiero ver primero como marcha “Entre la miel y la hiel”, qué aceptación tiene entre los lectores, y si gusta, posiblemente me decida a editar esta segunda obra.

David Pais: ” …yo soy de los que creen que los géneros no encorsetan a los grandes autores, sino que son los grandes autores los que engrandecen los géneros o, por el contrario, evidencian su propia pequeñez siendo incapaces de adaptarse a ellos”.

el mayo 20, 2014 en Noticias

079 (Medium)1º) Nos encontramos ante tu primera novela editada ¿Cómo te sientes al ver tu obra publicada y al alcance de tantos lectores?
Pues, obviamente, mejor que cuando la tenía guardada en un cofre y en exclusiva para mí solo, pero estoy seguro de que cuando llegue a venderse bien, si es que llega, me sentiré mucho mejor. Así que, si algún indeciso lee estas palabras, que no lo dude y la compre. Es posible que el arte no se lo agradezca, pero este humilde autor sí lo hará y mucho.
2º) ¿Cómo nació El silencio de un sol ciego?
La idea que tenía en mente era la de escribir una novela negra siguiendo la estela de los autores clásicos del género y, principalmente, tratando de meter en la misma coctelera ingredientes como la contundencia y el ritmo endiablado de un Dashiell Hammett, la complejidad argumental de un Ross MacDonald y ese aroma como de nostalgia por un pasado que no necesariamente fue mejor, pero que ya no volverá, que siempre desprenden las páginas más inspiradas de un David Goodis. Por supuesto, también quería huir de la absurda corrección política que, considero, está demasiado presente en buena parte de las obras del género que se publican hoy día y que, por desgracia, son las que están marcando tendencia. Finalmente, creo que he acabado escribiendo un extraño híbrido que combina el “actioner” ochentero más cafre con el drama de un Tennessee Williams algo pasado de rosca y rociado con unas cuantas gotas de Shane Black que, para quien no lo conozca, diré que es uno de mis guionistas preferidos, autor de los libretos de “Arma letal” o “El último boy scout”, entre otras, y director de una pequeña joya titulada “Kiss kiss bang bang”. Y, qué quieren que les diga, en mi interesada y nada humilde opinión, creo que el producto final está bastante bien.
3º) ¿Estamos ante una novela de género negro o policíaco?
Yo por género policíaco siempre he entendido aquel que abarca a autores como Agatha Christie, Edgar Wallace o, entre otros, Chesterton y S.S. Van Dine; escritores muy deudores del gran Conan Doyle y, especialmente, del autor que sembró la semilla del género (y de muchos otros géneros): el Edgar Allan Poe de “La carta robada” o “Los crímenes de la Rue Morgue”. De ningún modo pretendo minusvalorar a esos autores, que a mí también me gustan, pero yo diría que, en términos generales, se limitaban a escribir novelas de misterio en las que toda la narración se edificaba en función de la sorpresa final, y en la que los personajes, por muy entrañables que fueran, muy a menudo, eran de una pieza. La novela negra, ésa que se inicia con la publicación de “Cosecha roja” es otra cosa: no se centra tanto en el quién ha podido cometer tal crimen, sino en el qué y el cómo. Y, lo más importante, se sumerge en la descripción de un submundo urbano, repleto de corrupción, amoralidad y nihilismo del que, irremediablemente, tienen que surgir personajes turbios, torturados, heridos y, al mismo tiempo, altamente hirientes cuyo único oficio son sus puños y cuyas lenguas solamente sólo saben soltar réplicas tan afiladas como navajazos. Ése es el tipo de novela negra que a mí me gusta: el que, por ejemplo, y citando a un autor contemporáneo, practica James Ellroy; aquel que, sin pretender ser realista siempre termina por resultarle al lector insoportablemente real, y por la sencilla razón de que prescinde de lo que conocemos como “opiniones objetivas”. Y es que dichas opiniones objetivas no existen; lo único que existe es la realidad, y ésta es como cada uno la percibe. Ni más ni menos. Luego, como es de esperar, lo que sucede es que las diferentes realidades chocan; de ahí que el mundo sea como es.
4º) ¿Piensas que hay diferencias entre las novelas negras escritas en España y las del extranjero?
En mi opinión, un libro no será mejor o peor porque su autor sea, o no, español; será bueno o malo, y punto. Y, respondiendo a la pregunta, diré que la principal diferencia entre la novela negra que se escribe en España con, por poner un ejemplo, la americana, es que aquí no hay un Dashiell Hammett, un Ross MacDonald, un Chandler, un James Ellroy o un Jim Thompson; así como tampoco libros como “La dalia negra”, “La llave de cristal”, “1280 almas”, “Disparen sobre el pianista”, etc. También es cierto que no soy, ni mucho menos, un experto en la narrativa patria de este género, pero lo dicho anteriormente es un hecho, guste o no. Y si por estos lares hay algún Chandler o algún Ellroy, ya está tardando en levantar la mano. Eso sí, podría destacar, aunque sea fuera del género, a escritores como Javier Negrete o Albert Sánchez Piñol; pero no los cito porque sean españoles, sino por haber escrito títulos tan recomendables como “Señores del Olimpo” o “La piel fría”. Y tampoco conviene olvidar que, tanto la literatura como el cine de género, siempre han sido tremendamente menospreciados en este país. Quizá ese vacío venga de ahí, al menos a mis ojos.
5º) ¿Qué importancia le das al título y a la portada de un libro?
Con respecto a lo del título, y echándole un vistazo al mío, creo que lo mejor será que esté calladito. Lo único que tengo que decir es que adquiere un sentido una vez leída la novela. O, al menos, eso creo. Y, con respecto al tema de las portadas, creo que, en general, en el mundillo editorial se pasa por alto que la portada de un libro, más que un simple envoltorio, es una ventana a través de la cual se puede atrapar a un potencial lector indeciso. Por poner un ejemplo personal: mi disco favorito, el que puso mi mente patas arriba y sin remedio, es el “Dark side of the moon” de Pink Floyd, y lo compré por su portada. Tal cual. En aquellos lejanos tiempos todavía estaba muy verde en lo que a cultura musical respectaba, y sí, conocía la existencia de dicho disco, aunque no tenía ni idea del tipo de música que me iba a encontrar. Y, si no hubiera sido por la fascinación que me produjo aquella magnética portada, es probable que nunca le hubiera dado a la música del disco la oportunidad de hechizarme, como finalmente hizo. Además, conviene no olvidar que la portada también puede llegar a mimetizarse con el contenido del producto en sí, sea libro o disco, hasta extremos casi enfermizos, como en los fantásticos diseños que Roger Dean hizo para grupos como Yes, Uriah Heep o Greenslade. Porque, a día de hoy, es innegable que la música que contienen discos tan fenomenales como “Relayer”, “Tales from topographic oceans”, “Demons and wizards” es absolutamente indisociable de la portada de su respectivo álbum. Y, ya en el ámbito estrictamente literario, creo necesario romper una lanza a favor de una editorial de este mismo país, y de la competencia, como es Minotauro. ¡Inolvidables aquellas preciosas cubiertas que, en los noventa, envolvían los clásicos en tapa dura de maestros del calibre de Ray Bradbury, Theodore Sturgeon, Clifford D. Simak, Alfred Bester…! Desgraciadamente, la mayoría de las editoriales tan sólo parecen interesadas en que un determinado libro sea reconocido como perteneciente a un sello concreto, resultando casi imposible distinguirlo de cualquier otra obra que también pertenezca a la misma casa. ¿La consecuencia? Pues que diferentes obras que sus autores concibieron como algo único terminarán en la misma estantería de una librería luciendo tan despersonalizadas como niños uniformados jugando en el patio de un colegio. Y, como muestra de lo que creo que puede hacer una buena portada por un libro, ahí va otra experiencia personal, en este caso, relativa a “El país de octubre” de Ray Bradbury. Recuerdo que la primera vez que vi su portada, así como también al leer las mágicas doce o trece líneas que el autor escribió para el reverso de la misma, me convencí a mí mismo de que entre aquellas páginas yacía una novela única e inolvidable; tanto que me la imaginé incontables veces en mi mente mucho antes de llegar a leerla. ¿Y resultó ser una novela tan inolvidable como esperaba? Pues no, no lo fue. Claro que, a día de hoy, no lamento lo más mínimo el hecho de haberme “perdido” una novela que nunca existió en favor de un puñado de relatos tan inolvidables como “La guadaña”, “El esqueleto” o “El pequeño asesino”, que es de lo que se compone el citado libro. Por si no ha quedado lo suficientemente claro, yo sí soy de los que le otorgan importancia a una buena portada. Y, aunque sea cierto que una portada, por sí misma, nunca hará buenos a un libro o a un disco, también lo es que sí puede bastarse para disparar nuestra imaginación y, con ello, las ganas de sumergirnos inmediatamente en el texto, al menos en mi caso. Y, como me sucedió con “El país de octubre”, incluso puede hacernos imaginar una novela que jamás existió. Quien sabe; tal vez me anime y la escriba en un futuro.

6º) ¿Has seguido un proceso de investigación para elaborar tu novela?
Lo intenté. Durante un mes y medio hice lo que pude por tratar de documentarme un poco sobre la década de los sesenta en E.E.U.U., el movimiento “hippie”, los conflictos raciales, Vietnam… Y lo único que conseguí con ello fue perder 45 días. Qué le voy a hacer: siempre fui un vago. Por fortuna, una época tan convulsa como aquella tuvo su reflejo en el cine de la década posterior, que fue a lo que le dediqué más atención. Aunque, a decir verdad, en lugar de revisar atentamente el cine más comprometido y social de aquella época (Schrader, Lumet, Schlesinger…), hice lo que no debía y me dediqué a disfrutar del que a mí más me gustaba (“Harry el sucio”, “Tiburón”, “Papillon”, “French Connection”…). Y sí, es posible que mi novela esté llena de gazapos históricos como, por ejemplo, la famosa fotografía de Jane Fonda simulando que dispara a la aviación norteamericana, a la que hago alusión en el libro. La verdad, ignoro si es anterior o posterior a la época en la que ambiento mi historia. Pero no importa. ¡Si hasta tuve la jeta de apropiarme de una espléndida cita del Teddy Roosevett de “El viento y el león”, rodada 6 años después de la época en la que ambiento mi novela! ¿Y qué pretendo decir con eso? Pues que mi obra tiene casi tanta veracidad y rigor histórico como cualquier entrega de “Rambo” o “Desaparecido en combate”. Mi única pretensión fue la de conseguir que al lector le resultara igual de entretenida que aquéllas.
7º) ¿Le das más importancia a la trama y la acción que al estilo?
Por supuesto, e incluso le concedo bastante menos importancia a la trama que a la fluidez de la narración misma. Yo crecí en los ochenta y, en consecuencia, me marcaron muy profundamente las películas de cineastas como John McTiernan, Spielberg, los hermanos Scott, Verhoeven, Richard Donner o Walter Hill, entre muchos otros. Tipos tan despreciados por la crítica especializada como capaces de mantenerte en vilo y clavado a una butaca con un guión que podría haber sido escrito por un niño de doce años. En mi opinión, ahí es donde radica el auténtico dominio narrativo. O, lo que es lo mismo, el talento. Me gustaría aprovechar la ocasión para reivindicar a un genio del arte de narrar, hoy injustamente condenado al ostracismo, como es John Mctiernan. Si de alguien aprendí algo sobre cómo narrar, fue de él y de películas como “Depredador” o “Jungla de cristal”, viéndolas (y disfrutándolas) una y otra vez hasta la saciedad; tratando de diseccionar cada set piece corte por corte; de imaginar el número de cámaras que utilizaba en cada escena; admirando cada encuadre y cada elegante movimiento de cámara… Lo dicho: un genio. Creo que algún día se le hará justicia y en las escuelas de cine se estudiará en profundidad el último tercio de “Depredador” (aunque seguro que eso no sucederá en España), en el que, sin palabras (y, ¡ojo!, sin disparos, al menos por parte de Schwarzenegger), McTiernan consigue mantener al espectador con el corazón en un puño de un modo que nunca antes se había visto. ¿Y cómo lo consigue? Pues contando una historia, pero no con palabras, sino empleando con singular maestría la mejor herramienta de que dispone: la cámara. Si eso no es un autor con mayúsculas, ignoro quién podrá serlo. ¿Y por qué demonios no gusta McTiernan a los críticos? ¿Por qué no tiene un prestigio equiparable al de, por ejemplo, el insulso Steven Soderbergh? No lo sé. Supongo que porque hace un tipo de cine muy exigente con su creador pero que resulta perfectamente apto y disfrutable hasta para el público más tarugo, siendo esto último lo que probablemente cause un mayor disgusto al presunto intelectual de turno, tan predispuesto a olvidar que élite y minoría no son la misma cosa. Pero, ¿significa eso que yo desprecie el estilo? No. Y, volviendo a la literatura, puede que el problema no sea el estilo en sí mismo, sino el hecho de utilizar ese estilo como excusa para no tener que molestarse en idear una trama, así como tampoco en narrarla adecuadamente. Dennis Lehane comentó una vez que, en sus comienzos, cuando acudía a talleres de escritura, sus compañeros lo ninguneaban porque pretendía escribir novela de género. Ya ven. En contra de lo que opinan muchos, yo soy de los que creen que los géneros no encorsetan a los grandes autores, sino que son los grandes autores los que engrandecen los géneros o, por el contrario, evidencian su propia pequeñez siendo incapaces de adaptarse a ellos. Puede que el problema de los compañeros de Lehane, y de muchos otros que se lanzan a escribir, sea ese mismo: el deseo de pretender ser grandes autores sin ni siquiera ser capaces de demostrar que pueden ser buenos artesanos de género. Y uno nunca podrá calzarse los zapatos de Edgar Allan Poe si antes no es capaz de caminar con los de Clive Barker o Stephen King.

8º) En una obra tan extensa como El silencio de un sol ciego. ¿Qué características crees que deben tener los personajes para atrapar al lector?
Pues no lo sé. Lo único que tenía claro al principio era que el protagonista, como buen hard boiled, debía tener cierto gancho y, por esa razón, intenté dotarle de rasgos de personajes tan míticos como Sam Spade, Lew Archer o el Joe Hallenbeck de “El último boy scout” (sí, otra vez el actioner ochentero). También creí necesario matizar el personaje de Elizabeth. Una influencia importante en este último caso fue la Rebeca de Daphne de Maurier, si bien es cierto que me inspiré mucho más en lo fantasmagórico de su, por decirlo de algún modo, “presente ausencia” en el film de Hitchcock, muy superior, por otra parte, a la novela en que se inspira. Aunque, finalmente, la verdadera esencia de este personaje la encontré escuchando el melancólico “River man” de Nick Drake. Y, a modo de pequeño homenaje, de ahí viene su nombre: de la Betty de la canción. A todos los demás los desarrollé en mayor o menor medida porque, al principio, me encontré con que me costó más de lo previsto arrancar la trama; de ahí que me dedicara a indagar en su pasado, al estilo de un Tennessee Williams. Pero, en un principio, no lo tenía previsto. Y tampoco creo que sea siempre necesario. Al fin y al cabo, “Fahrenheit 451” es una novela genial, con independencia de lo plano que pueda resultar el personaje de Montag. Por no hablar de la gran mayoría de insípidos personajes que habitan en las obras de H. G. Wells: desde “La máquina del tiempo” a “Los primeros hombres en la luna”, pasando por “El amor y Mr. Lewisham”. Y no por ello dejan de ser libros excelentes.

9º) ¿Qué escritores del género te han influenciado más?
Pues todos los citados anteriormente, a los que añadiría a James Hadley Chase, Chester Himes, Robert B. Parker o James M. Cain. Lo dicho: los clásicos del género. Más recientemente, y dejando a un lado al titán Ellroy, me quedo con Dennis Lehane o con Philip Kerr, en cuyo caso concreto, admiro la originalidad de su saga de Bernie Gunther (que, para quien no lo sepa, su comienzo tiene lugar en Berlín, en pleno auge del Tercer Reich) y lo indemne que logró salir del riesgo que suponía el hecho de hacer un retrato creíble y alejado de la parodia de ciertos personajes históricos de infausto recuerdo, como el que hizo de Goering en “Violetas de marzo”. Nada que ver con la risible caricatura que del mismo personaje realizó Philip Jose Farmer en la, por otra parte, muy notable “A vuestros cuerpos dispersos”.

10º) ¿Qué proyectos literarios tienes?
Tengo algunas ideas pero, en este momento, no tengo tiempo para ponerme manos a la obra con ellas. Y, tal y como cantaba Peter Hammill en “After the flood”, si “cada paso parece ser la inevitable consecuencia del que lo precede”, yo todavía acabo de adelantar ligeramente un pie con respecto al otro; así que ya veremos adonde me lleva ese paso. De momento, estoy en medio de ninguna parte, mi futuro no es más que una quimera y mi pasado, como el de cualquier otro, un recuerdo que, como un azucarillo, se disuelve en un mar de olvido.

José Ángel Rodríguez: “Mi poesía sin duda viene de mi interior, pero siempre impregnada por todo lo que me pasa y lo que me rodea”

el abril 9, 2014 en Noticias

 

J2

“La Princesa diablo” es el primer trabajo de José Angel Rodriguez y ha sido publicado por la Editorial Poesía eres tú.

1º) Te defines como un hombre amante de la música, cine, teatro… ¿Qué te ha llevado a elegir el género poético para La princesa diablo, tu primer libro editado?

En realidad creo que fue la poesía la que me eligió a mí. Siempre he escrito poemas y he disfrutado dándoles forma y viendo cómo se puede plasmar una idea, una sensación o una historia en unos pocos versos; sin embargo, nunca he escrito narrativa ni tampoco lo he intentado ya que es algo que creo que tiene que surgir sin más. En esta cuestión le doy mucha importancia a la música; como a la mayoría de adolescentes la música fue lo primero que me influyó de verdad y fue el primero de esos pilares que tomas como propios sobre los que desarrollas tu personalidad, tu estilo y tus círculos sociales; y en mi opinión una canción es la expresión artística más aproximada a un poema.

2º)¿Crees que tu formación literaria te viene por tus lecturas o quizás eres un joven influenciado por la nuevas tecnologías como las redes sociales, blogs, etc.?

Mi formación literaria siempre ha sido a través de los libros y nunca cambiaría el papel por una pantalla ya que la esencia y el encanto de la literatura se encuentran en gran medida en el soporte; en la manera que cada uno tiene de marcar las páginas, de hacer apuntes a los márgenes o de revisar un libro tras varios años de haberlo leído por primera vez.
Sinceramente dudo mucho de que se pueda obtener una auténtica formación a través de las redes digitales ya que ante tanta información se corre el riesgo de saltarse escalones en ese proceso y de llegar a un estado de falso conocimiento lo cual, llegado el momento, probablemente te impedirá comprender y apreciar ciertas obras.

3º) ¿Eres una persona que elabora mucho un poema o te dejas más bien llevar por la inspiración?

Al escribir poesía me suelen ocurrir dos cosas; en ocasiones un poema surge sólo, como de la nada, y la mayoría de las veces sucede mientras estás haciendo algo de lo más cotidiano. También a veces se te ocurre una idea sobre la que escribir un poema, y después digamos que vas quitando, poniendo y mezclando; decapando, por así decir, versos, palabras, rimas y figuras poéticas hasta que sólo queda el poema que estaba bajo la idea inicial. En ambos casos, una vez tengo un poema escrito lo que hago es pulirlo lo mejor posible; lo de “elaborar” lo veo quizás más propio de aquellos con más experiencia, de llegar a un punto de madurez creativa o simplemente como algo que depende de la personalidad y del estilo de escribir de cada autor.

                                                     

4º) ¿La princesa diablo es un libro autobiográfico?

Yo diría que “La Princesa Diablo” es sin duda un libro muy personal, porque en poesía la palabra “autobiográfico” no se puede tomar al pie de la letra. En el poemario se cuentan cosas que sucedieron y cosas que sucedieron aunque no exactamente como se cuentan.
Creo que toda poesía es personal ya que el autor siempre deja algo de él en la obra que escribe, ya sean los hechos que relata, los sentimientos que describe y expresa o la propia forma de escribir.

5º) La metáfora está presente en toda la obra. ¿Qué valor le das a esta figura literaria en tu poemario?

Es cierto que consciente e inconscientemente todo el poemario está plagado de metáforas, me gusta utilizarlas y siempre intento que sean mordaces e ingeniosas. Podría decirse que son una pequeña parte de mi estilo de escribir, aunque por ahora creo que aún es un poco pronto para definir dicho estilo. Lo que es evidente, acogiéndome a mi estado de autor novel y bajo mi punto de vista, es que la metáfora es uno de los recursos poéticos más reconocibles y fáciles de entender y usar.

6º) ¿Tu poesía mira más al interior o pretendes que el lector se mimetice con tus versos?

Creo que toda poesía surge del interior y que lo primero que cambia cuando sale es la forma, puedes expresar una sola cosa de manera visceral, romántica, irónica y así tantas como se te ocurran. Mi poesía sin duda viene de mi interior, pero siempre impregnada por todo lo que me pasa y lo que me rodea, y siempre con una dirección expansiva ya que lo que busco al escribir es expresarme.
Respecto al posible lector, no es algo relevante para mí a la hora de escribir. Es decir, cuando tengo un buen poema sí que pienso que tiene que haber alguien a quien le guste o le interese leerlo, y siempre puede haber alguien que se identifique con dicho poema sobre todo si escribes sobre algo cotidiano, pero lo que nunca hago es escribir pensando en cómo debo escribir para gustarle a cuantos más mejor. Es más que sabido que el pretender agradar a todos es el mayor error que puede cometer un artista.
Si me encontrase en persona con todos los que lean “La Princesa Diablo”, muchos me dirían que les ha encantado, que les ha gustado, algunos porque es verdad y otros por pura cortesía. También habría quien me dijera que le ha dejado indiferente. A todos y cada uno les estaría agradecido, pero igual de agradecido o más le estaría a quien me dijese que no le ha gustado en absoluto o incluso que es horrible, porque sería la prueba de que la obra en sí misma tiene personalidad, tiene algo que ofrecer y que no peca de tibieza o pasividad.

 

 

7º) ¿Crees que escribir poesía es un medio para huir de la soledad o es algo reparador que libera?

Creo que yo no escribo para huir de la soledad pero sí que suelo escribir sobre ella, sobre todo acerca de la soledad “corrosiva”, ésa que todos hemos sufrido alguna vez y que más bien se trata del sentimiento de sentirse sólo que de una realidad. La soledad en sí misma no es algo malo de lo que haya que huir ya que está también esa soledad que uno busca simplemente por encontrar tranquilidad, la que compartes con la persona adecuada, a sin ir más lejos ese grado que yo mismo necesito a la hora de escribir. En ese punto sí que creo que la poesía tiene algo de liberadora, un punto de autocuración y aceptación, ya que recuerdas, analizas y expresas cosas que a veces ni siquiera tú mismo sabias que llevabas dentro lo cual te brinda la oportunidad de cerrar etapas de la vida ya sean buenas o malas.

8º) ¿Qué importancia le das al amor en tu obra poética? ¿Van unidos amor y odio?

Las obras en las que está presente el amor son incontables ya que las obras nacen de nosotros y el amor es uno de nuestros sentimientos y de nuestras emociones más fuertes. En “La Princesa Diablo” el amor tiene un papel muy importante pero todo el peso de la obra no recae sobre él ya que es un amor visto bajo el prisma de la realidad; es decir, no es un amor incondicional ni perfecto, sino, como suele suceder, un amor mezclado con diversas circunstancias las cuales no podemos controlar y nos afectan para bien o para mal.
Respecto a la pareja amor-odio, no creo que vayan siempre unidos ni mucho menos, sino que en la vida, como casi todo, están muy cerca el uno del otro.

9º) ¿Qué autores lees actualmente?

Ahora mismo estoy leyendo algunas de las obras de Oscar Wilde. Creo que es importante conocer e interesarse por los clásicos, además siempre son un refugio seguro al que acudir en momentos como el actual en el que hay una cierta “obsesión de Best Seller”, de libro perfecto que a todo el mundo le gusta, lo cual a mí me causa sensación de vulgaridad. Para ser justo e irónico a la vez estoy seguro de que más de un libro me hubiera encantado de no haber visto antes la película.

10º) ¿Es La princesa diablo un libro casual o piensas seguir escribiendo?

Alguien dijo: “El que escribe, escribe siempre”, y creo que es verdad. Sin duda espero publicar más libros pero eso ya depende de crear una obra que merezca la pena ser publicada y de tener la oportunidad de hacerlo. El que una editorial, un grupo de personas profesionales que disfrutan y viven de la literatura piensen que algo que tú has escrito merece ser sacado a la luz y te ayuden a llevarlo a cabo es sin duda un premio y una gran satisfacción.

Susana Peña Melero: “Mi idea es simplemente escribir porque disfruto mucho haciéndolo, pensando al mismo tiempo que tal vez pueda inspirar o ayudar a alguien”.

el febrero 14, 2014 en Noticias

1. El mundo desde ti es poesía es tu primer libro de poesía editado. ¿Cómo te sientes al ver tu obra inmortalizada en las páginas de un libro?

 

La verdad es que no me puedo ni creer que mi libro esté en las estanterías de alguna casa. Estoy muy contenta por el hecho mismo de haberlo publicado.

 

2. ¿Cómo llegas a la poesía?

 

Llego a la poesía, principalmente, a través de la música y después del estudio de la poesía en clase a cosa de los 20 años de edad.

Anteriormente, tenía momentos de inspiración, pero fue con el tiempo que empecé a buscar aprender yo sola como una inclinación personal secreta, pues era muy celosa de no enseñárselo a nadie.

Sobretodo fue a través de estudiar en clase, pues me enamoré prácticamente de la poesía y de todos los poetas que leía.

 

3. ¿Crees que tu poesía mira hacia el interior o es más cercana al lector?

 

Es posible que se trate de ambas cosas al mismo tiempo, soy una persona introvertida y siento inclinación por todo aquello interno y espiritual y al mismo tiempo posiblemente resulte cercana pues trato de ser directa.

 

4. ¿Cómo definirías tu propia poética?

 

Si tengo que elegir un nombre, diría ecléctica, aunque es una pregunta muy difícil. Resultaría más fácil hablar de lo que te gustaría que fuera, por ejemplo, por ecléctica, con respecto a la variedad de temas y estilo, he intentado hacer un libro que resulte ameno. Y como poesía que es, como no, que resulte bello.

 

5. ¿Qué importancia le das a la metáfora en tu obra poética?

 

La metáfora es el recurso por excelencia de la poesía y en mi obra abunda; es la mejor manera de hablar del alma y del mundo emocional y de expresar belleza.

También doy importancia a otros recursos, por ejemplo, la imagen sería para mí un reto.

 

6. En tu poemario hay incursiones a la prosa poética ¿Por qué? ¿Te sirve mejor para expresarte?

 

Me encanta la prosa poética. Es una forma muy libre de expresión, que permite además introducir pensamientos o reflexiones que de otro modo no se podría, es decir, que no caben en una poesía. Incluso, ya saliéndome de la prosa poética, me gusta introducir diálogos como si fueran trozos de una novela. Son los momentos en que más cómoda me siento, con la prosa poética y con los diálogos.

 

7. ¿Qué opinión te merecen los Concursos Literarios?

 

A la hora de crear, lo que considero más importante es que el resultado le guste a uno mismo. En cuanto a gustar a los demás, ahí vienen los premios que dan credibilidad y solidez a una carrera.

 

8. ¿Con qué lecturas o escritores te sientes más identificada y porqué?

 

No me siento identificada con ningún otro autor que conozca. Aparte de poesía, también me gusta la autobiografía, la novela y el ensayo, pero no me identifico con nadie.

Tal vez a algún lector pudiera recordarle a alguien.

 

9. Háblanos un poco de tus proyectos literarios, si los tienes.

 

Mi idea es simplemente escribir porque disfruto mucho haciéndolo, pensando al mismo tiempo que tal vez pueda inspirar o ayudar a alguien.

Hablando de manera más concreta, estoy escribiendo más libros del mismo estilo que este primero, en el sentido de mezclar poesía con prosa poética y con microrrelato  de forma muy breve todo ello.

Me gustaría, por supuesto, seguir publicando.