escritor

Blog en Verso 2015-07-14 00:17:00

Metamorfosis
Casi agradezco la sequía inmensa
donde los cuervos ruegan huesos,
sin pensamientos innecesarios o vacíos verbos
trasminando silencio inmarcesible y solo,
parecido al siempre cárdeno cielo moribundo.
Sosegado el horror queda el yo en piel
y lágrima, el verso desnudo e inefable,
la pérdida del horizonte en ese páramo anchísimo
donde el vértice olvidado es casi el alma.
Unos pasos lo serían todo, un palpitar angosto
de crisálida, una embestida atroz que da la vida,
un onírico movimiento de las alas
o el cenital antojo de la muerte
bebiéndose la luz de grana herida.
Nada que decir a tanta calma,
de hiel se enciende el día obligatorio, capaz
de la miseria y el olvido, cosido al viento y al aliento,
al vuelo incomprensible de los pájaros.

jrc