escritor

Blog en Verso 2015-07-08 12:59:00

Conozco a cada uno en su silencio
ese árido paisaje
tan lleno de aire pálido
delicado y muerto como un perfume.
Allí hablan los pétalos malformados,
los olvidados gestos,
el rictus ególatra que nos alumbra
y queda arrastrándose por los espejos cuando nos vamos.
En ese páramo anidamos,
damos de comer, servimos o reímos tragando el odio,
amamos.
Allí el lago es quieto y turbio
donde se ve todo,
el poeta lo ve todo
cargado de días y palabras, lágrima de viento que ilumina.
Llámame frase, orquídea, espejo añil,
absurda lámpara casi apagada,
hacedor de renglones cojos, página bifronte,
enebro solitario,
pero sé romper la sombra del silencio
con la pluma de mi mano.






jrc