Blog en Verso 2015-06-14 21:07:00

Esa ráfaga que nos imana
de negro llanto el alma
y traspasa
en diálisis incorpórea y exacta
como un anhelo
de hierro casi
colado el llanto de fuego y hueso.
Ese grito de ojos sin voz ni verso
que nos desgarra
por los pasillos de piel o incienso,
de las paredes con puertas que nunca vemos
desmoronarse,
que no sabemos como sabemos
dolernos tanto.
Casi despacio como de adentro
el mecanismo exulta, la vena rompe,
el animal desboca el ímpetu encerrado,
la sombra oculta la luz en mil pedazos
con su harapo infinito
de vértices inalcanzables, miedo y silencio,
jinete bayo.
Como de hielo.


jrc

Tags: No tags

Comments are closed.