Alberto Gomez Vaquero en Club de poeía

Wikileaks, Cuba y los Mass Media

Hace unas semanas se publicaba el siguiente comunicado como respuesta a la decisión de Wikileaks de publicar sin filtro alguno – esto es, sin la supervisión de ninguno de los cinco periódicos que lo habían hecho anteriormente – todos los cables que anteriormente había remitido a esos cinco periódicos. El comunicado de respuesta decía:
 “Lamentamos la decisión tomada por Wikileaks de publicar sin editar los cables del Departamento de Estado de Estados Unidos, una acción que podría poner en peligro a las fuentes que en ellos aparecen citadas. Nuestras relaciones anteriores con Wikileaks se desarrollaron bajo la premisa de que solo publicaríamos cables sujetos a una edición conjunta e integral y a un proceso de autorización. Defendemos nuestros anteriores proyectos de colaboración. No podemos, sin embargo, defender la innecesaria publicación de la base de datos al completo. Es más, condenamos esa acción de forma conjunta. La decisión de publicarla corresponde única y exclusivamente a Julian Assange. Y es él quien debe responsabilizarse de esa decisión”. Firmado: 
 The Guardian, The New York Times, Der Spiegel, Le Monde y EL PAÍS
Hace poco nos enteramos de que ese cable contenía datos muy curiosos, tal y como cuenta Pascual Serrano en su magnífico blog. De entre ellos, me ha llamado la atención, de una manera especial, el relacionado con la bloguera Yoani Sánchez, a quien muchos recordaréis por haber sido elevada por los medios de nuestro país a musa de la libertad y la lucha contra la represión castrista. Al parecer, Yoani no sólo contó con colaboración estadounidense – como puede ser hasta lógico – sino que, con ayuda de la oficina diplomática de USA en La Habana se sacó de la manga una entrevista a Barack Obama que no realizó y que, por lo tanto, no era real.
Lo curioso, es que El País – máximo adulador de Yoani – decidió que el cable que contaba esa historia no se publicase. De tal manera que gran parte de la población española desconoce todos los datos sobre esta bloguera. Pero más curioso aún es, si cabe, que pese a esa información, Yoani haya sido contratada como colaboradora por Radio Nacional de España.
En todo caso, una muestra más de cómo, en lo que se refiere a los países que mantienen una actitud contraria al sistema imperante, la información no sólo es manipulada, sino directamente censurada. Bien por presiones estadounidenses y de los grupos de presión anticastristas, bien por meros intereses comerciales. Lo que, en el caso concreto de Cuba, roza un poco el absurdo pues, por más bondades del régimen de Castro que salieran a la luz, éste no dejaría de ser un régimen que atenta contra gran parte de las libertades individuales que en otros países consideramos básicas, lo que, sin duda, terminaría inclinando a la población siempre a una posición si no de rechazo, sí de crítica de ese régimen.