Un abrazo tuyo,
así de pie,
junto a la puerta de casa,
con la gata maullando
entre las piernas.
Y las nubes flotando irrepetibles,
y en las tiendas todos los artículos de oferta,
y los parques iluminados de mujeres y hombres leyendo libros incandescentes,
y cabañas con niños en las ramas de los bosques,
y los políticos actuando como si tuviesen
el corazón
en su sitio,
y nadie pisando hormigas,
y en todos los cementerios una flamante sensación
de calma y suavidad.
Un abrazo tuyo,
así de pie,
junto a la puerta de casa,
con la gata maullando
entre las piernas.
 (Del libro de poemas “Amor con lobo al fondo” Paco Bello)