Author Archive

El capote rojo

La Telaraña en El Mundo.

 Vivimos en el peor escenario para preservar ese frágil estado de las cosas que, desde siempre, hemos conocido como intimidad y que ahora llaman privacidad. O derecho a la privacidad, para ser más exactos. Parece que el lenguaje evoluciona como si nos persiguiera, cuesta abajo o entre los reglones torcidos de WhatsApp, hacia el fondo del abismo; y basta con pegarle una patada a una piedra, ay, para que se genere algún derecho urgente (incluso a decidir) que alguien reclamará como si le fuera la vida en ello. Quizá le vaya.

 Con todo, me parece bien que la gente reclame lo que desee. Así, varios miles de personas han inundado el centro de Valencia en pro de la tauromaquia y el toro, la sangre y el sudor compartidos sobre la arena al sol y a la sombra. Fui una vez al coso valenciano y, aunque tuve la suerte de toparme con más vaquillas que toros bravos, prometí no volver. No he vuelto, pero nunca me atrevería a prohibir que otros vayan. El mundo me resultaría un lugar terriblemente aburrido si pudiera organizarlo, por entero, a mi gusto.

 En efecto. Los que codician un mundo perfecto son víctimas de alguna perversión ideológica. Hay muchas. Observo el vestido rabiosamente rojo y minifaldero de la nueva secretaria general del PSM, Bel Busquets, y casi que caigo en la tentación de dejarme llevar por el chiste fácil o el chismorreo soez. Dios me libre. Un histórico partido de curas obreros y maestros rurales es ahora una caverna de filólogos de catalán y docentes de la «marea verde». Es cierto, todo evoluciona.



Read the rest of this entry »

Los muertos ilustres

La Telaraña en El Mundo.

 Llueve y hace frío. Es algo excepcional y así lo reseño, porque las ideas se me acumulan buscando en la realidad cercana, que es la que mejor conozco, alguna situación ajena que pueda sentir como propia o, al menos, como común; algún lugar donde guarecerme de la intemperie, de la extrañeza ante lo que no acabo de comprender y me asombra, abruma o aturde, me deja frío, muy frío y tiritando en estos días de marzo en que hace más frío del habitual. Hace frío y llueve.

 No entiendo, por ejemplo, más allá de la gravedad de los símbolos y de la precariedad física de la conciencia, que Cort se sume a una remota querella sobre los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista en Mallorca que se oficia en el Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Buenos Aires. Me da que ese viaje a Argentina es inútil y absurdo, pero igual yerro; y el motivo es que envejezco y no tengo muertos ilustres ni propios o preferidos en ninguna parte y todos los muertos me parecen el mismo muerto en un paisaje que se abre a la luz del alba igual que pestañea a la hora violeta o negra del crepúsculo.

 Con todo, la verdad es que ya no juzgo ni condeno a nadie. Me basta con mi curiosidad perpleja de a cada rato. Vuelvo a leer las urgentes amenazas de Cort al monolito de Sa Feixina y quedo absorto y en silencio. Realmente nunca viví nada muy especial en ese parque. Realmente no voy a irme a velar ningún monolito que no sea el de 2001 Una Odisea del Espacio. No sé, pues, de qué coño me quejo.


Read the rest of this entry »

Los muertos ilustres

La Telaraña en El Mundo.

 Llueve y hace frío. Es algo excepcional y así lo reseño, porque las ideas se me acumulan buscando en la realidad cercana, que es la que mejor conozco, alguna situación ajena que pueda sentir como propia o, al menos, como común; algún lugar donde guarecerme de la intemperie, de la extrañeza ante lo que no acabo de comprender y me asombra, abruma o aturde, me deja frío, muy frío y tiritando en estos días de marzo en que hace más frío del habitual. Hace frío y llueve.

 No entiendo, por ejemplo, más allá de la gravedad de los símbolos y de la precariedad física de la conciencia, que Cort se sume a una remota querella sobre los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista en Mallorca que se oficia en el Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Buenos Aires. Me da que ese viaje a Argentina es inútil y absurdo, pero igual yerro; y el motivo es que envejezco y no tengo muertos ilustres ni propios o preferidos en ninguna parte y todos los muertos me parecen el mismo muerto en un paisaje que se abre a la luz del alba igual que pestañea a la hora violeta o negra del crepúsculo.

 Con todo, la verdad es que ya no juzgo ni condeno a nadie. Me basta con mi curiosidad perpleja de a cada rato. Vuelvo a leer las urgentes amenazas de Cort al monolito de Sa Feixina y quedo absorto y en silencio. Realmente nunca viví nada muy especial en ese parque. Realmente no voy a irme a velar ningún monolito que no sea el de 2001 Una Odisea del Espacio. No sé, pues, de qué coño me quejo.


Read the rest of this entry »

El desastre educativo

La Telaraña en El Mundo.

 
 Ignoro si saben lo que hacen. Puede que sí, pero también que no. Hablo de Armengol y del recién firmado documento de «Illes per un Pacte»; a la sazón, un proyecto de ingeniería social que no hace sino degradar el sistema educativo hasta convertirlo en el triunfo de la propaganda normativa, la exaltación de un ubicuo campo, si no de exterminio, sí de normalización y concentración, en el que los docentes tendrán, por cobayas, a nuestros hijos en esas fábricas trituradoras de la ciudadanía, que dan en practicar la burda parodia de la dialéctica -denunciada en su día por Schopenhauer o Marcuse, vaya- que es el pensamiento unidimensional. O único.
 Ya no se trata, que también, del desprecio que infligen al castellano en aras del blindaje vehicular e identitario del catalán, sino de que manipulan la realidad hasta trocarla un lugar siniestro donde los comisarios políticos campan a sus anchas y hay toque de queda, a todas horas, para la inteligencia, sus metáforas y su vértigo.
 Con todo, si algo puede empeorar, empeorará. Así, al documento firmado le falta aún el visto bueno de los sindicatos STEI-i y CCOO, la plataforma Crida y Podemos. Es de esperar que, con los añadidos de los catalanistas y los caprichos efervescentes de los populistas de Laura Camargo -tan ocurrentes como Donald Trump y sus ridículos muros contra la barbarie- el nuevo pacto educativo, en vez de sacarnos del fracaso escolar generalizado, nos hunda del todo en la sociedad ágrafa y hasta funcionalmente analfabeta que ya somos. Un desastre.
 
Read the rest of this entry »

El desastre educativo

La Telaraña en El Mundo.

 
 Ignoro si saben lo que hacen. Puede que sí, pero también que no. Hablo de Armengol y del recién firmado documento de «Illes per un Pacte»; a la sazón, un proyecto de ingeniería social que no hace sino degradar el sistema educativo hasta convertirlo en el triunfo de la propaganda normativa, la exaltación de un ubicuo campo, si no de exterminio, sí de normalización y concentración, en el que los docentes tendrán, por cobayas, a nuestros hijos en esas fábricas trituradoras de la ciudadanía, que dan en practicar la burda parodia de la dialéctica -denunciada en su día por Schopenhauer o Marcuse, vaya- que es el pensamiento unidimensional. O único.
 Ya no se trata, que también, del desprecio que infligen al castellano en aras del blindaje vehicular e identitario del catalán, sino de que manipulan la realidad hasta trocarla un lugar siniestro donde los comisarios políticos campan a sus anchas y hay toque de queda, a todas horas, para la inteligencia, sus metáforas y su vértigo.
 Con todo, si algo puede empeorar, empeorará. Así, al documento firmado le falta aún el visto bueno de los sindicatos STEI-i y CCOO, la plataforma Crida y Podemos. Es de esperar que, con los añadidos de los catalanistas y los caprichos efervescentes de los populistas de Laura Camargo -tan ocurrentes como Donald Trump y sus ridículos muros contra la barbarie- el nuevo pacto educativo, en vez de sacarnos del fracaso escolar generalizado, nos hunda del todo en la sociedad ágrafa y hasta funcionalmente analfabeta que ya somos. Un desastre.
 
Read the rest of this entry »

La gran huelga

 
La Telaraña en El Mundo.
 
 Repaso la actualidad sin conseguir obviar la dolorosa sensación de náusea que me producen algunas noticias. Por ejemplo, el inaceptable menosprecio de un menor de edad, en Twitter, a cargo de su antiguo profesor de piano, más conocido por sus partituras soberanistas que por sus clases magistrales. Toda esa infamia duele en lo más hondo, porque cuanto sucede en Twitter es tan sólo una mínima parte de lo que, de hecho, sucede en la vida real, en el trasfondo de las relaciones humanas, en la mazmorra virtual donde algunas ideologías sujetan la brida de las víctimas y arman el látigo de los verdugos. Habría que hacer algo para acabar con tanta afrenta.
 Merodeo, asimismo, los discursos y los ademanes de sus señorías en el Congreso de los Diputados y mi estado general, por desgracia, no mejora. En absoluto. Yo era de los que pensaba que Rajoy no hizo bien renunciando al mandato real de formar gobierno. Yo era de los que pensaba que Sánchez dio un golpe de efecto ejemplar al asumir esa tarea. Tras dos días de electoralismo desbocado y una anunciada votación, me da que estaba equivocado.
 La verdad es que ya no sé si merecemos nuevo gobierno o nuevas elecciones. Me recordó mi cardiólogo, hace tan sólo unos días, una gran huelga de médicos en Bélgica durante los años sesenta. Al margen de otras consideraciones históricas, la interpretación más gamberra sobre esta huelga es la que afirma que, mientras duró, disminuyó la tasa de mortalidad de la población. Así que ya saben. Igual nos va mejor sin ningún gobierno.



 
Read the rest of this entry »

La gran huelga

 
La Telaraña en El Mundo.
 
 Repaso la actualidad sin conseguir obviar la dolorosa sensación de náusea que me producen algunas noticias. Por ejemplo, el inaceptable menosprecio de un menor de edad, en Twitter, a cargo de su antiguo profesor de piano, más conocido por sus partituras soberanistas que por sus clases magistrales. Toda esa infamia duele en lo más hondo, porque cuanto sucede en Twitter es tan sólo una mínima parte de lo que, de hecho, sucede en la vida real, en el trasfondo de las relaciones humanas, en la mazmorra virtual donde algunas ideologías sujetan la brida de las víctimas y arman el látigo de los verdugos. Habría que hacer algo para acabar con tanta afrenta.
 Merodeo, asimismo, los discursos y los ademanes de sus señorías en el Congreso de los Diputados y mi estado general, por desgracia, no mejora. En absoluto. Yo era de los que pensaba que Rajoy no hizo bien renunciando al mandato real de formar gobierno. Yo era de los que pensaba que Sánchez dio un golpe de efecto ejemplar al asumir esa tarea. Tras dos días de electoralismo desbocado y una anunciada votación, me da que estaba equivocado.
 La verdad es que ya no sé si merecemos nuevo gobierno o nuevas elecciones. Me recordó mi cardiólogo, hace tan sólo unos días, una gran huelga de médicos en Bélgica durante los años sesenta. Al margen de otras consideraciones históricas, la interpretación más gamberra sobre esta huelga es la que afirma que, mientras duró, disminuyó la tasa de mortalidad de la población. Así que ya saben. Igual nos va mejor sin ningún gobierno.



 
Read the rest of this entry »

La identidad balear

La Telaraña en El Mundo.

 El pasado domingo me fui de paseo por el Born y el Marítimo hasta llegar al asediado monolito de Sa Feixina. Por allí, el gentío iba de casa regional en casa regional y España entera parecía danzar, famélica y bastante acalorada, a su alrededor. No sé cómo harán nuestros bárbaros iletrados de Cort para conseguir volarlo, al monolito, sin que les caiga alguna acusación de nocturnidad o alevosía. Habrá, pues, que estar atentos.

 Con todo, me resultó muy agradable y hasta aleccionador celebrar por anticipado el Día de las Baleares, que es hoy, es decir, ahora, mientras leen estas líneas, en pleno Día de Andalucía, que era el domingo del que les hablo, sin más objetivo que abrirme paso entre la gente, comprar un pan gallego de centeno, degustar los quesos de algunos lugares de la Mancha, catar varios chorizos extremeños o leoneses y hasta regarme el gaznate con un poco de cerveza local, de Galilea, creo. Ahí es nada. O el todo en uno, insuperable, de la globalidad bien entendida.

 No les negaré, no obstante, que soy muy poco dado a las aglomeraciones y botellones, aunque sean en mercadillos llamados medievales. Vivimos entre eufemismos. Por eso, al llegar a casa, abrí las bolsas que llevaba y enarbolé, triunfal y hasta sarcástico, el bolígrafo que le saqué a la Dirección General de Política Lingüística y la gloriosa chapa sonrosada contra la violencia machista, regalo, supongo, del Institut de la Dona, para comprobar si la identidad balear tiene, realmente, algún sentido. La verdad es que no sé si lo tiene.
Read the rest of this entry »

La identidad balear

La Telaraña en El Mundo.

 El pasado domingo me fui de paseo por el Born y el Marítimo hasta llegar al asediado monolito de Sa Feixina. Por allí, el gentío iba de casa regional en casa regional y España entera parecía danzar, famélica y bastante acalorada, a su alrededor. No sé cómo harán nuestros bárbaros iletrados de Cort para conseguir volarlo, al monolito, sin que les caiga alguna acusación de nocturnidad o alevosía. Habrá, pues, que estar atentos.

 Con todo, me resultó muy agradable y hasta aleccionador celebrar por anticipado el Día de las Baleares, que es hoy, es decir, ahora, mientras leen estas líneas, en pleno Día de Andalucía, que era el domingo del que les hablo, sin más objetivo que abrirme paso entre la gente, comprar un pan gallego de centeno, degustar los quesos de algunos lugares de la Mancha, catar varios chorizos extremeños o leoneses y hasta regarme el gaznate con un poco de cerveza local, de Galilea, creo. Ahí es nada. O el todo en uno, insuperable, de la globalidad bien entendida.

 No les negaré, no obstante, que soy muy poco dado a las aglomeraciones y botellones, aunque sean en mercadillos llamados medievales. Vivimos entre eufemismos. Por eso, al llegar a casa, abrí las bolsas que llevaba y enarbolé, triunfal y hasta sarcástico, el bolígrafo que le saqué a la Dirección General de Política Lingüística y la gloriosa chapa sonrosada contra la violencia machista, regalo, supongo, del Institut de la Dona, para comprobar si la identidad balear tiene, realmente, algún sentido. La verdad es que no sé si lo tiene.
Read the rest of this entry »

Los populistas

La Telaraña en El Mundo.

 Gobiernan o vigilan al gobierno, según se mire, en Baleares. Dan la nota en Madrid y Barcelona. Deambulan, como una siniestra falange de famélicos ministros, por si fuera posible subastar el gobierno de España a costa de la ambición y los conflictos ajenos. Se reproducen, sobre todo, en las tertulias televisivas, entre los bastidores de las redes sociales y, por último, en ese lugar gélido y terriblemente oscuro donde apartamos lo que nos produce algún tipo insuperable de repulsión o fobia. Estoy bailando alrededor de esa fosa.
 Pero hagamos balance. Desde el principio quisimos la libertad y la justicia por sobre todas las cosas, pero nunca las alcanzamos. Hemos especulado durante décadas con todo lo que nos podía hacer mejores sin encontrar salvo al individuo solo, enfrentado a sí mismo y sus dudas, su pequeña soledad de a dos, cuando hubo suerte, y su soledad absoluta cuando la brújula enloquecía y tocaba buscarse, tullidos, en el espejo de la multitud. Todos nos hemos buscado en ese espejo roto.
 Pero vivir en un espejo es someterse a demasiadas aristas y reflejos. Demasiado ruido. Me echo, pues, a un lado, sin cerrar, por supuesto, los ojos. Toda la cultura, los conocimientos y hasta la ignorancia que somos capaces de atesorar nos exigen resguardarnos de la inercia general y alejarnos de las frases hechas, las consignas y eslóganes, la publicidad tóxica y populista de una forma de vida que da, finalmente, en no pensar en nada. Cuando lo que urge es lo contrario. Pensar más y, sobre todo, mucho mejor.

Read the rest of this entry »