El reto de Robert Sarver

La Telaraña en El Mundo.

 Por un instante rememoré otras épocas. Los tres ascensos, con sus correspondientes descensos, de los años sesenta, cuando yo todavía era un niño. Los otros tres ascensos, también fugaces, de los años ochenta, cuando yo ya no era ningún niño. El último ascenso, a fínales de los años noventa, y desde entonces, un par de décadas largas y hasta aquí, los años gloriosos de Cúper, Luis Aragonés o Manzano en el banquillo, la clasificación para la Champions, la Copa del Rey, la Supercopa de España, la final de la Copa de la UEFA. El resto parece que sólo es pura crisis económica, concurso continuo de acreedores, catástrofe institucional sin límites.
 Pero el júbilo en las gradas y el césped no se correspondía, esta vez, con ninguna hazaña deportiva. Todo lo contrario. Librarse por los pelos del descenso a Segunda B puede ser la prueba definitiva de que Dios existe y además es muy bueno, pero no es, realmente, como para echar cohetes; o quizá sí. Vivimos en un mundo muy raro.
 De repente, se nos ha abierto el horizonte al arco iris mayúsculo del dinero. No hay mejor arco iris bajo el que desfilar. El nuevo propietario, Robert Sarver, parece tener dinero y también proyecto de futuro, aunque lo que fichó este invierno le saliera más bien rana. También convendría defenestrar al estrafalario alemán que aún nos preside. Me gustaría ir conociendo, sin prisas ni pausas, a los que van a ir sustituyendo a Ezaki, Nadal, Stankovic, Magdaleno, Luque, Guiza, Arango o Eto’o, entre tantos otros. Ese es el reto, míster Sarver.