Archive for February 2016

El oleaje del universo


 
La Telaraña en El Mundo.
 
 Resulta que nos mecemos en el oleaje reflectante de una explosión lejana y antigua, antiquísima. Resulta que, a nuestro alrededor, jirones de tiempo y espacio juegan a enloquecer juntos y a perder, ebrios, su hilo conductor, su compostura. En efecto, la conmoción causada por el descubrimiento científico de las ondas gravitacionales no hace sino demostrarnos lo que ya sospechábamos sin tener ni idea de astronomía: sólo nos está permitido entender hasta donde alcance nuestra imaginación y los sentidos sean capaces de certificarlo. De emularlo o trocar en símil. En metáfora. Quizá en un pavoroso «ringtone».
 Somos, pues, simulación y artificio. Ejercicio de estilo. Pose. Tal vez afectación. Por ello, nuestras largas conversaciones y el discurso existencial, que parece sostenerlas, sólo son un simple chasquido, como el de las ondas gravitacionales, que se habrá de perder sin remisión en la inmensidad cósmica de las galaxias, el vacío gélido de los agujeros negros, la eternidad en fuga de las constelaciones.
 Pero el universo también tiene sus coordenadas entre nosotros. No podría ser de otro modo. Así me entero, por ejemplo, de que el Grupo de Relatividad y Gravitación de la UIB es el único grupo de investigación en España que ha participado en el trasunto científico de las ondas gravitacionales. Es de justicia reseñar que la UIB, aparte de su reputada maestría en simulaciones y pálpitos filo-lingüísticos, tampoco es manca a la hora de auscultar el universo y hasta descifrar sus regüeldos. Nos alegramos.
 
 
Read the rest of this entry »

La obra en marcha

La Telaraña en El Mundo.

 En la sala de espera del médico nadie hace caso de la pila de suplementos culturales y revistas del corazón sobre la mesa. No obstante, todos atienden de forma uniforme y disciplinada, automática, a la palpitante actualidad de sus móviles: el ajetreo muscular de WhatsApp, la confortable empatía de Facebook, el vértigo histérico de Twitter, el enjambre visual de Instagram o el magnífico diseño de las aplicaciones, como Flipboard o Nextgen Reader, que filtran las principales noticias de las agencias y diarios.

 La actualidad sigue siendo, pues, lo que siempre fue. Un montón de bits transformándose sin pausa, como si la vida fuera reducible a unos pocos titulares centelleando, rutilantes, en los escaparates virtuales donde todo parece cobrar sentido antes de desvanecerse y convertirse en otra cosa. Todo se transforma en otra cosa, igual en la vidriosa pantalla táctil de nuestros móviles que en el pozo selectivo, oscuro y subterráneo, de nuestra memoria.

 Sólo he citado algunas de las muchas aplicaciones que conozco y que he utilizado o utilizo. Sin embargo, añoro aquellos días en que mi móvil sólo servía para llamar o recibir llamadas. Aquellos días en que iba al médico tan sólo para hojear el papel brillante y hasta satinado de la prensa rosa, amarilla o verde, para embriagarme con el perfume azul de la tinta negra o roja, para palpar el torso resbaladizo de una realidad que, como la piel, va mudando sus capas sin fruncir su ceño ni cambiar su expresión de provisionalidad y tránsito, de obra en marcha.

Read the rest of this entry »

La obra en marcha

La Telaraña en El Mundo.

 En la sala de espera del médico nadie hace caso de la pila de suplementos culturales y revistas del corazón sobre la mesa. No obstante, todos atienden de forma uniforme y disciplinada, automática, a la palpitante actualidad de sus móviles: el ajetreo muscular de WhatsApp, la confortable empatía de Facebook, el vértigo histérico de Twitter, el enjambre visual de Instagram o el magnífico diseño de las aplicaciones, como Flipboard o Nextgen Reader, que filtran las principales noticias de las agencias y diarios.

 La actualidad sigue siendo, pues, lo que siempre fue. Un montón de bits transformándose sin pausa, como si la vida fuera reducible a unos pocos titulares centelleando, rutilantes, en los escaparates virtuales donde todo parece cobrar sentido antes de desvanecerse y convertirse en otra cosa. Todo se transforma en otra cosa, igual en la vidriosa pantalla táctil de nuestros móviles que en el pozo selectivo, oscuro y subterráneo, de nuestra memoria.

 Sólo he citado algunas de las muchas aplicaciones que conozco y que he utilizado o utilizo. Sin embargo, añoro aquellos días en que mi móvil sólo servía para llamar o recibir llamadas. Aquellos días en que iba al médico tan sólo para hojear el papel brillante y hasta satinado de la prensa rosa, amarilla o verde, para embriagarme con el perfume azul de la tinta negra o roja, para palpar el torso resbaladizo de una realidad que, como la piel, va mudando sus capas sin fruncir su ceño ni cambiar su expresión de provisionalidad y tránsito, de obra en marcha.

Read the rest of this entry »

La tormenta perfecta


La Telaraña en El Mundo.
 

 Blanco y dorado o azul y negro. Así se veía, según quien mirara, el mismo vestido en el carnavalesco escaparate de las redes sociales de hace un año. Pero ese vestido y esa anécdota, en concreto, ya están olvidados. Otros juegos visuales han ocupado su trono. Otra sucesión de malentendidos. No importa, ahora, si la controversia actual trata sobre la mala baba de unos titiriteros en busca de un público inverosímil o si lo que se discute es el sabor de una ensalada de siglas políticas sin más obligación que alcanzar el gobierno sin perder del todo la propia personalidad. No es fácil ser, a la vez, flexible e irrompible como un junco.
 El tema es que la realidad prende en la retina de cada uno sin que veamos lo mismo. ¿Deberíamos verlo? No estoy seguro. Puede que incorporemos algunos filtros biológicos y culturales que nos diferencian, nos hacen únicos en lo accesorio y en lo esencial, que es ir de frente por la vida pese a los malos humos, la asfixia, la crisis que no acaba de remontar y que amenaza con empeorar y eternizarse.
 Por eso no me preocupa no entender absolutamente nada de la gente que ha salido de las cloacas reparadoras y justicieras del 15M y que ha tomado, por asalto democrático, el poder en las grandes ciudades. Incluso en Palma, aunque sea desde la sombra. Me da que son el fruto bíblico de una corrupción y decadencia absolutas. Me da que son la pesadilla, la tormenta perfecta de una razón colectiva que, poco a poco, va perdiendo su identidad y hasta su discurso. Y sin discurso no hay vida.

Read the rest of this entry »

La tormenta perfecta


La Telaraña en El Mundo.
 

 Blanco y dorado o azul y negro. Así se veía, según quien mirara, el mismo vestido en el carnavalesco escaparate de las redes sociales de hace un año. Pero ese vestido y esa anécdota, en concreto, ya están olvidados. Otros juegos visuales han ocupado su trono. Otra sucesión de malentendidos. No importa, ahora, si la controversia actual trata sobre la mala baba de unos titiriteros en busca de un público inverosímil o si lo que se discute es el sabor de una ensalada de siglas políticas sin más obligación que alcanzar el gobierno sin perder del todo la propia personalidad. No es fácil ser, a la vez, flexible e irrompible como un junco.
 El tema es que la realidad prende en la retina de cada uno sin que veamos lo mismo. ¿Deberíamos verlo? No estoy seguro. Puede que incorporemos algunos filtros biológicos y culturales que nos diferencian, nos hacen únicos en lo accesorio y en lo esencial, que es ir de frente por la vida pese a los malos humos, la asfixia, la crisis que no acaba de remontar y que amenaza con empeorar y eternizarse.
 Por eso no me preocupa no entender absolutamente nada de la gente que ha salido de las cloacas reparadoras y justicieras del 15M y que ha tomado, por asalto democrático, el poder en las grandes ciudades. Incluso en Palma, aunque sea desde la sombra. Me da que son el fruto bíblico de una corrupción y decadencia absolutas. Me da que son la pesadilla, la tormenta perfecta de una razón colectiva que, poco a poco, va perdiendo su identidad y hasta su discurso. Y sin discurso no hay vida.

Read the rest of this entry »

Mutantes

La Telaraña en El Mundo.

 Repaso los titulares sobre el virus del Zika, como quien mira un enorme paisaje -quizá un poema de Mallarmé, cuando lo que vuelve a estar de moda es la cínica provocación del dadaísmo, cien años después- para deslindar el todo de las partes. El río de la mano abierta, caligráfica, de los afluentes. La tierra, en llamas, de los desiertos del fuego, la boca seca y los espejismos. El arte y la cultura, sobre todo, de la opresión territorial y lingüística. La convivencia, en fin, de la plaga de los totalitarismos.

 Parece que el problema no es el virus en sí, sino la mutación que le rodea. Nos rodea a todos. Nos penetra. Hace calor cuando no debiera. O hace frío. Y todo lo bueno y lo malo viajan, juntos, a la velocidad de la luz, el tren o el avión, el vértigo. Hoy transito una utopía o unas sombras letales, escapo de un intento de linchamiento en alguna red social y busco, en el paisaje de todos, ese espacio virgen, desubicado, desconectado, donde tanto me gustaría estar y, sin embargo, no estoy. No estamos. No hay nadie en ese sitio.

 Pero mutamos, en efecto. Leo que en Francia han identificado a unos ocho mil radicales que ahora apoyan el yihadismo, cuando hace poco no eran ni la mitad, y pienso en el mal que anida en la pobreza y la ignorancia, la falta de oportunidades. Salgo a las calles de Palma y me pregunto cuántos de mis vecinos son, ahora, partidarios de la extraña mezcla de populismo y nacionalismo con que nos vamos convirtiendo en otra cosa. Siempre en otra. Hermosos mutantes, perfectos. Retóricos.

Read the rest of this entry »

Mutantes

La Telaraña en El Mundo.

 Repaso los titulares sobre el virus del Zika, como quien mira un enorme paisaje -quizá un poema de Mallarmé, cuando lo que vuelve a estar de moda es la cínica provocación del dadaísmo, cien años después- para deslindar el todo de las partes. El río de la mano abierta, caligráfica, de los afluentes. La tierra, en llamas, de los desiertos del fuego, la boca seca y los espejismos. El arte y la cultura, sobre todo, de la opresión territorial y lingüística. La convivencia, en fin, de la plaga de los totalitarismos.

 Parece que el problema no es el virus en sí, sino la mutación que le rodea. Nos rodea a todos. Nos penetra. Hace calor cuando no debiera. O hace frío. Y todo lo bueno y lo malo viajan, juntos, a la velocidad de la luz, el tren o el avión, el vértigo. Hoy transito una utopía o unas sombras letales, escapo de un intento de linchamiento en alguna red social y busco, en el paisaje de todos, ese espacio virgen, desubicado, desconectado, donde tanto me gustaría estar y, sin embargo, no estoy. No estamos. No hay nadie en ese sitio.

 Pero mutamos, en efecto. Leo que en Francia han identificado a unos ocho mil radicales que ahora apoyan el yihadismo, cuando hace poco no eran ni la mitad, y pienso en el mal que anida en la pobreza y la ignorancia, la falta de oportunidades. Salgo a las calles de Palma y me pregunto cuántos de mis vecinos son, ahora, partidarios de la extraña mezcla de populismo y nacionalismo con que nos vamos convirtiendo en otra cosa. Siempre en otra. Hermosos mutantes, perfectos. Retóricos.

Read the rest of this entry »

El desencanto


 
La Telaraña en El Mundo.
 
 Venimos de las tinieblas del pasado y puede que nos aguarden las del futuro. Mientras tanto, sentimos la ficción de la luz (y la deslumbrante promesa de las luces) en el único marco del que podemos dar fe: el escurridizo presente, ese resplandor que parpadea y crepita como el fuego sobre la cera, como la vida a través de los años, el vaivén de las ideas o el seductor naufragio con que nos recibe la tierra al nacer o nos despedirá, seguramente, al morir. Todo es dulce y, a la vez, siniestro.
 Así viajamos en la barcaza de la vida. Desde el embarcadero de una promesa y una ilusión, que creíamos invencibles, hasta dejarnos la piel en los arrecifes de un fracaso anunciado o de una penúltima quimera, según el optimismo y la fe, el humor de cada uno. Así toma cuerpo el viaje y nos convertimos en los refugiados que nunca dejaremos de ser. Visitaremos la arena de todos los naufragios.
 En uno de esos arenales de sudor y sangre o risa y llanto, en sus acequias repletas de tristeza y esperanza, andamos ahora. Andamos de naufragio como de compras por los pasillos vacíos de unos almacenes donde no hay forma de satisfacer ningún deseo, de paliar ninguna necesidad, de solucionar ningún problema. Estamos sin gobierno y sin brújula. Rodeados de sombras y alimañas que rugen. Puede que claree la hora terrible del alba, la hora crucial de hacerlo (o deshacerlo) todo. Pero me debo a una quietud antigua y a cierto pesimismo del que ya no sé desprenderme. Me conformo, pues, con observar el desastre y mecerme en el desencanto.

Read the rest of this entry »

El desencanto


 
La Telaraña en El Mundo.
 
 Venimos de las tinieblas del pasado y puede que nos aguarden las del futuro. Mientras tanto, sentimos la ficción de la luz (y la deslumbrante promesa de las luces) en el único marco del que podemos dar fe: el escurridizo presente, ese resplandor que parpadea y crepita como el fuego sobre la cera, como la vida a través de los años, el vaivén de las ideas o el seductor naufragio con que nos recibe la tierra al nacer o nos despedirá, seguramente, al morir. Todo es dulce y, a la vez, siniestro.
 Así viajamos en la barcaza de la vida. Desde el embarcadero de una promesa y una ilusión, que creíamos invencibles, hasta dejarnos la piel en los arrecifes de un fracaso anunciado o de una penúltima quimera, según el optimismo y la fe, el humor de cada uno. Así toma cuerpo el viaje y nos convertimos en los refugiados que nunca dejaremos de ser. Visitaremos la arena de todos los naufragios.
 En uno de esos arenales de sudor y sangre o risa y llanto, en sus acequias repletas de tristeza y esperanza, andamos ahora. Andamos de naufragio como de compras por los pasillos vacíos de unos almacenes donde no hay forma de satisfacer ningún deseo, de paliar ninguna necesidad, de solucionar ningún problema. Estamos sin gobierno y sin brújula. Rodeados de sombras y alimañas que rugen. Puede que claree la hora terrible del alba, la hora crucial de hacerlo (o deshacerlo) todo. Pero me debo a una quietud antigua y a cierto pesimismo del que ya no sé desprenderme. Me conformo, pues, con observar el desastre y mecerme en el desencanto.

Read the rest of this entry »