42 folios

Ya puedo decirlo. Libro acabado. Un poema de unos mil versos y doce sonetos heterodoxos a modo de epílogo. También unas notas para el lector y puede que, también, para mí mismo.
Ahora sólo soy la sensación dolorosa de una interminable convalecencia.