Apuntes de viaje 2


La Telaraña en El Mundo.

Hay muchas formas de escribir un dietario. 7 horas. Duermo. 8 horas. Duermo. 9 horas. Duermo. Día de muchas visitas en casa. Vacías. La Guerra. Sin novedad. Estos apuntes, extraídos al azar de un mundo flotante, forman parte del diario de Jacques Henri Lartigue, mucho más célebre, sin embargo, por sus fotografías y su obsesión por la velocidad y el vértigo detenidos. La vida atrapada en una imagen fija como en un par de palabras y su paradoja. Nadie puede escribir que duerme mientras duerme, pero el juego en diferido de la realidad y el lenguaje se mezclan como en un sueño. La guerra diaria. Sin novedad, claro.
O con ellas. Este fin de semana volvió a caer en Madrid el viejo muro de Pink Floyd o de lo que queda de ellos. De Roger Waters. «The Wall» otra vez cayendo. Es sólo un síntoma, pero también un recuerdo. Una metáfora que me ayuda a regresar, por ejemplo, al caos de Son Espases donde, a falta de servicios sanitarios que funcionen como debieran, se ha instalado un nuevo servicio lingüístico. Más ladrillo. Más muro.
Aunque aquí reciba el nombre de Punto de Aprendizaje de la Lengua y lo avalen el Cofuc y la directora de Policía o de Política Lingüística, Margalida Tous. Otro PAL que sumar al censo. En Son Espases como en la UIB. Y los enfermos languideciendo en las largas colas del tedio. A falta de cirugía, ración diaria de lengua. Y gratis. Así duele menos ponerse enfermo. O no.