Archive for July 2010

la boca del lobo con dientes de delfin y cuerpo de reptil

ronronea sin musa y sin perfil

a las estrellas que dia a dia

suministran una ilusion sin concebir

oh oh  Gloria invisible en los cielos y en las tierras

adentrarse a de ser de uno a las entrañas

de la madre tierra

introduciendo me en el utero de luz y sombra

comprendiendo los matices del universo

vivo en la biomecanica de la naturaleza

la vida

la luz tenue entre la noche y el dia

haciendo de lo invisible visible

y del tiempo un suspiro

del surpiro sin voz

un canto helenico eterno existencial

QUETZALCOATL hablo

entre muertos he despertado

y entre los muertos vivo

ya no hay exilio sin tierra llana

ni lagrimas de agua clara

que sucumban el llanto de una flor

en cantos sin nacion  mas alla de la explanada

se adorna con el vuelo del aguila

sin hambre sin olvido al ras del suelo

la serpiente descarnada

mi lealtad

espiritu flotante de liberacion

olvidaste tu ancla en mi corazon

y desde entonces no habido marea

que mueva esa rafaga del cielo que embrujo mi corazon

donde no existe el consuelo solo su aliento

difuminado en mis dias de liberacion

yace tu llanto yace tu risa yace tu locura

indomable inentendible de mentes sin cuerpo

con miedo yo te venero

compañero de fe reconociente de su ego

mostraste lo que habia debajo de tu cama

y es ahi donde yace mi lealtad a lo

intangible eterico

bello y eterno

soy el llanto

lloro de mis seres queridos

como si acaso estuvieran muertos

sera que yo he desaparecer elemental mente

y sienta la ausencia de la belleza sin aliento

oh amado mio te echo de menos

en lo relativo que es mas

me acuerdo de tu cuerpo lo veo y hasta siento tu miembro

siempre quise follarme a un muerto

y ser tan visceral como hoy en dias

el humano es mas irracional que cualquier animal rastrero

y ser tan debil de mis sentimientos de llorar y salir huyendo

y es que te echo de menos

y que es lo que echo de menos

este es un instante sin vacio y tu un leitmotiv en el olvido

ahora respiro

y no recuerdo al hombre

sino al fruto de la esencia inaudita del utero virginal

con nombre sin ser reconocido como tal

fuiste absorbido por los versos de un don Juan

hasta el ultimo peldaño del  desvan

en la oscuridad la existencia de doña Juana

existio en el regocijo de tu falda