SLiberalLibreriws

Mis versos

Mis versos se van quedando

en senderos y caminos

como se quedan las huellas

del zapato en las arenas.

Y a veces son como hijos

y a veces siento una pena

cuando nadie los encuentra

o cuando nadie los lee.

Yo no soy hombre muy culto

ni de ciencias ni de letras,

ni tampoco me comparo

con esos grandes poetas.

Pero escribo porque quiero,

 porque me gusta y me anima

y cuando plasmo mis versos

me siento bien, me motivan.

Y tengo la libertad

de escribir lo que yo quiera,

no necesito buscar

ni rima  ni compañera.

Puedo escribir a la muerte

y me quedo tan contento,

puedo escribir a la vida,

al amor, a la mentira.

Puedo tocar las estrellas

y sentarme en una nube,

puedo ser dueño del sol

y parar el mar si quiero,

puedo decir que te amo

y también yo puedo odiarte,

puedo ser alto o bajo,

guapo, feo o remilgado.

Puedo ser lo que yo quiera

porque nadie me lo impide,

puedo escribir si me place

porque soy poeta libre.

Muerte de un poeta

 

Yace bajo mi pluma

una sencilla cuartilla,

un poema que se esfuma

bajo mi tinta amarilla.

Ya mis palabras no riman

por más que intento rimarlas

y es que me siento vacío

de sueños y de ilusiones,

por eso se siente frío

cuando acaban las pasiones.

Y descubro sin querer

lo que no quiero que pase,

otro triste amanecer

sin escribir una frase.

Intento rimar sonetos

con afán desesperado,

se me atascan los cuartetos

me siento mal y acabado.

Miro el sol y las estrellas

queriendo encontrar mi musa

y aunque me parecen bellas,

mi mente sigue difusa.

Ahora el tiempo se marchita

en fragmentos incontables,

deshojo la margarita

en horas interminables.

Un silencio permanente,

ahora comprendo la muerte

del poeta y de su mente,

su cuerpo no está inerte

y resulta incomprensible

ver que su pluma enmudece

de una forma irremediable.

¡¡Un poeta ahora fallece!!

Somos felices

Dulce miel  en mi boca  va  quedando

la dulzura que deja tu mirada,

se quedará en la noche más callada

tu estela blanca luz iluminando.

Te dibujo y te voy imaginando

la hermosura, tu piel tan nacarada,

extendido el cabello en la almohada

tu cuerpo entre mi cuerpo descansando.

Cuanto amor se genera en un momento,

en segundos,  tú en mí, poder sellarlo,

cuando entres y en mis manos te deslices.

Hoy he visto brillar el firmamento

he podido encontrarte y encontrarlo,

hoy por fin tu mi amor, somos felices.

XV.- Duro corazón

Duro corazón, frío, amarmolado,

de tu palpitar bebe mi ansiedad,

ingenuo de mí tonto enamorado

entre barrotes de mi soledad.

Duro corazón extraño y callado

hasta tu latir llega mi verdad

y ahora que será de mí encerrado,

siendo tu rechazo esa gran maldad.

Seré como un niño que llora y calla,

sólo en el silencio en su habitación,

¡duro corazón tu ya no me quieres!.

Que será de mí junto a aquella valla,

muere ese tic-tac en triste canción

¿qué será de mí si no me prefieres?.

VI.- Implorando

Variantes , carreteras malditas,

montañas y sueños escabrosos,

momentos en sumas dolorosos,

tus labios mentiras infinitas.

Noches en tus manos exquisitas,

mujer con tus labios ardorosos,

me dejas recuerdos espantosos

y como antípoda de mí equidistas.

Recurro al sentido enamorado,

pero eres coraza inexpugnable

y yo guerrero desesperado.

No me dejes así desencajado

y te marches sin razón explicable,

¡¡Oh Dios mío, yo estoy exasperado!!.