SLiberalLibreriws

LA VEJEZ

sentí la necesidad de escribir.
Sin fotos, sin mirar las faltas, según entro en la memoria, queda plasmada.

LA VEJEZ

Hoy intenté descorchar una botella,

fue imposible, mis manos paralelas

se miraban una a otra,

la derecha temblaba como a saltos,

la izquierda lo hacía más despacio,

me di cuenta que no estaba solo.

En mi interior las vivencias

pasaban desapercibidas.

Mi pelo ya era nieve, no del todo

quedaba aún algún mechón de oscura tierra,

se dibujaba tenuemente.

Las horas despreciaban mi figura,

el tiempo para mí era solo tiempo

ni pasaba, ni quedaba

se dormía junto a mí.

Mi cuerpo cansado y laceo,

la ceniza de mi cigarro

se esparcía por el suelo,

la pisaba sin querer,

no quería hacerla daño,

pero allí quedó aplastada

como mi memoria.

Todo era extraño,

a mí alrededor,

las paredes me arrinconaban

con desprecio, eran altivas.

la noche y día se confunden,

el sábado y domingo

ahora son siempre lunes.

¿y los recuerdos?

niños jugando al marro,

un viaje de novios en Mallorca…

No sé donde están mis pastillas,

¿me tocará la roja o la azul?

creo que morir no es malo

cuando la mente vive quebrada.