El padre que escupía sonetos en un períodico

Una pareja joven, madrileña, preparada académicamente y con una niña de tres años se ve en el paro en plena crisis económica y al borde del desahucio. Ella es profesora y obtiene una oferta de trabajo en Francia. Él es periodista y antes de viajar al país vecino junto a su familia decide visitar la Puerta del Sol, su plaza, la de su mujer, la de sus vidas, para escribir un diario personal de sonetos en unos folios en donde expresa su impotencia y su crítica a los poderes fácticos. Lo hizo un 15 de mayo de 2011 coincidiendo con los primeros brotes del movimiento 15 M. La indignación llega a la poesía de manos de un poeta novel que escupe sonetos en un periódico que lucha contra la hipocresía en una Europa neocapitalista del segundo milenio. El autor, consternado, se dirige a su hija por medio de recomendaciones y advertencias para enseñarla a luchar contra la basura que abunda en los medios de comunicación, en la política y en los mercados financieros.