Webs de escritores del Grupo Editorial Pérez-Ayala

Club de Poesía

Ceremonia de entrega de premios del año 2010 G.E.P.A.

CEREMONIA DE ENTREGA DE PREMIOS. MEJOR LIBRO DEL AÑO 2010

Lugar: Castellana 210
19 de Marzo a las 7:30 p.m.

El pasado 19 de Marzo tuvo lugar la Ceremonia de entrega de premios del Grupo Editorial Pérez-Ayala al mejor libro del año 2010. El premio que en pasadas ediciones ganaron Paco Bello, Alicia Montesquiu, Rubén Señor, Alhama Marcos, etc. cuenta ya con una importante tradición dentro del Grupo Editorial Pérez-Ayala.  Se aprovecho el acto de ceremonia para entregar el premio de la Asociación de Editores de Poesía a la mejor obra de habla extranjera a Najim Mohusin por su obra Ladrar a la luna, el autor Sueco de origen iraquí recibió el premio de manos de D. José Elgarresta presidente de la Asociación Madrileña de Escritores y Críticos Literarios que actuó en representación de la Asociación de Editores de Poesía por ausencia de su presidente debido a un accidente.

Los premios del Grupo Editorial Pérez-Ayala recayeron en Ediciones Rilke: Pablo Méndez por su obra Ana Frank no puede ver la luna. En ediciones Amaniel: Alberto Gómez Vaquero por su novela Entre dioses y peones.  En la Editorial Poesía eres tú: Andrés Nuño (El  pastor de Carenas) por su obra La bandera del mundo. El premio global del Grupo Editorial Pérez-Ayala recayó en Ana María Olivares por la Antología Poética Poetas en Jumilla.

Ceremonia de entrega de premios GRUPO EDITORIAL PEREZ-AYALA
– Mejor libro del Año 2010 Asociación de Editores de Poesía. Modalidad habla no hispana Najim Mouhsin – Ladrar a la luna.
– Mejor libro del año 2010 Ediciones Rilke: Pablo Mendez – Ana Frank no puede ver la luna.
– Mejor libro del año 2010 Ediciones Amaniel: Alberto Gomez Vaquero – Entre dioses y peones.
– Mejor libro del año 2010 Editorial Poesía eres tú: Andres Nuño – La Bandera del mundo.
– Mejor libro del año 2010 Grupo Editorial Pérez-Ayala – Ana Maria Olivares – Antología poetas en Jumilla

<!–<!–Facebook Twitter Tuenti Email Evernote Print WordPress MySpace Google Reader Share

Blanca Uriarte: “No puedo esconder mi propia lucha interna para imponer el contenido a la forma”

Blanca Uriarte publica su segundo libro con “Poesía Eres Tú” – después del éxito de “De humo y nada” – bajo un título tan sugerente como “Deja que el silencio hable”. Se trata de un poemario donde la poesía social se funde con la intimista, transcritas ambas en un lenguaje desnudo y directo, fiel reflejo de las influencias de su autora.

– El título del libro, “Deja que el silencio hable” y el primer poema son una oda al silencio. Sin embargo, en seguida cierto ruido comienza a colarse en tus poemas, por ejemplo, en el segundo poema, sin ir más lejos, con unos versos sobre los malos tratos, casi es como si quisieras resaltar por el contraste ese silencio que tanto cuesta lograr

No puedo engañar a nadie. Es evidente que es un libro de contrastes: de poemas etéreos y otros más reales. No puedo esconder mi propia lucha interna para imponer el contenido a la forma.

También es muy posible que, aunque no haya habido ninguna intención explícita, el libro vaya sutilmente encaminado en el desarrollo de sus páginas a resaltar esos contrastes.

– Hemos hablado de un poema sobre las mujeres maltratadas, pero no es el único de contenido social. Otros como “Puede”, “Me declaro culpable”, “La calle habla”, tienen también una temática muy social, con un importante componente de culpa, del poeta que mira, pero lo hace desde la placidez de su hogar. ¿Qué te lleva a escribir esos poemas?

Como ya he dicho, es una forma de ver la vida… Son mis propias contradicciones, mis miedos y mis derrotas ante los aconteceres del mundo… La absoluta impotencia por no ser capaz de lograr un mundo mejor y, a veces, por no ser capaz de intentarlo siquiera (También aquí dando gracias, porque estamos en el lado de la suerte y me daría vergüenza llorar mi propia imbecilidad). A veces uno tiene que saber aceptar sus vergüenzas.

– Poemas como “El reloj de arena”, “La tierra se quiere bajar” o “En la selva muerta”, añaden un elemento de absurdidad de la existencia, de vacuidad. ¿Qué lugar ocupa la poesía en esa existencia absurda que dibujas?

Agradezco cada momento de la vida y soy optimista, demasiado incluso, por naturaleza. Aún así conozco perfectamente mis pies de barro, mis errores y mis preguntas sin respuesta… Mis sentimientos son patrimonio de la humanidad, sólo es cuestión de sensibilidad, de ver más allá de lo que se puede o interesa ver.

 

La poesía es mi terapia personal, un toque de sinceridad conmigo misma y con el mundo… sin que eso quiera decir que la vida sea oscura.

– El último gran tema de tu libro podríamos decir que es el desamor: “Más allá del hielo”, “Duele la vida”, “A esa hora y ese día”,… ¿es el desamor un buen combustible para sentarse a escribir?

Me reitero, son los sentimientos del mundo en la noria absurda del momento. Sólo es cuestión de ser capaz de valorar el especial segundo que ya nunca volverá; y plasmarlo, desde la desnudez del alma, sin disfraz.

 

Reconozco una atracción fatal hacia las contradicciones y las miserias del mundo, que considero además el mejor combustible para la escritura. En general, me cuesta muchísimo más hablar de mis momentos de felicidad; ahí es donde sólo me gusta dejar entrar a los míos.

– Hablando a nivel más formal, has optado por un lenguaje muy desnudo y unos poemas muy centrados en un tema, con pocas digresiones, algunos como “Corazón al aire” o “Tus suspiros”, son casi epigramáticos. ¿A qué se debe esta apuesta? ¿Qué te lleva a este tipo de lenguaje y de poesía?

Tengo muchos poemas cortos, aforismos, reflexiones… Me encantan por la sencillez (diferente a la simplicidad) y la intensidad del mensaje.

 

Como ya di a conocer en mi anterior entrevista, en un primer momento fui presa de un enamoramiento total hacia la poesía de Gloria Fuertes por esa misma intensidad de mensaje que yo anhelo. Sé que es la única vía posible para mi escritura, una necesidad por encima de cualquier otro principio… Es mi único instrumento, mi respiración, la boca de mi sentir, una forma de llorar y reír la vida desde la compañía del mundo.

 

– El poemario se cierra con un poema que trata un tema muy recurrente en las generaciones actuales de poeta: el peso de las responsabilidades laborales, e incluso sociales, y su mal encaje con la poesía: ¿Cómo se lleva la poeta Blanca con la Blanca trabajadora?

Me llevo mal con la trabajadora, porque me roba horas y energía…Pero, es posible que hasta en eso la poesía sea una revelación, porque supone una válvula de escape y un sueño integrado en la cotidianeidad, que me relaja y me transforma (a pesar de que mi vida sea absolutamente prosaica).

 

РPor ̼ltimo: cu̩ntanos qu̩ poetas y qu̩ lecturas te han influido a la hora de escribir este libro

Teniendo en cuenta que me gusta un lenguaje poco barroco y desde luego poco elitista, que se entienda y que sea capaz de comunicar; me gustan sobre todo, todos los autores que se mueven en esa línea…

<!–<!–Facebook Twitter Tuenti Email Evernote Print WordPress MySpace Google Reader Share

David Romero: “la poesía debe ser al pueblo, lo que el arma a la revolución”

David Romero es un joven poeta gaditano que con su poemario, “La hija descalza”, trata un tema tan sensible y tal actual como el de la memoria de las personas y familias –algunas conocidas, otras anónimas– que sufrieron la guerra civil. Una poesía militante procedente de un poeta que busca devolver los versos al pueblo.

                         
¿Cómo se te ocurrió la idea de poetizar la historia de la República y la Guerra Civil?

Quizás no sea ocurrir el verbo más adecuado, ya que denota que hay una intención previa. Prefiero decir que fue una idea que surge, que brota, que no es buscada. De hecho, recuerdo que cuando comencé a conocer la historia de España del siglo XX, la historia que han intentado borrar, tapar, callar, sellar… sentía la necesidad de transmitir esa historia, de escribir para darla a conocer. Así es como van surgiendo los primeros versos en una época en la que aún no se hablaba ni de memoria histórica ni de su recuperación.

¿Has hecho algún trabajo documental para el libro?

Si como trabajo documental hay que entender un trabajo minucioso y constante, no, no es así, mas bien ha sido un trabajo basado, principalmente, en ámbitos que me fascinan como son los libros, el cine o la música. A raíz de participar en recitales poéticos y, sobre todo, a partir de las presentaciones de mi primer libro, si he tenido la oportunidad de conocer historias en primera persona, de escuchar historias que han conseguido emocionarme y de ahí es de donde surgen poemas basados en hechos concretos sucedidos en ciudades como Valladolid o Chiclana.

Te has centrado mucho (la cita de Walter Benjamin que abre el libro ya señala en esa dirección) en la historia de la gente común, que padeció la guerra, fusilamiento de familiares, etc. ¿Hay que rescatar sus “pequeñas historias”?

En el libro se entremezclan dos historias: la historia de los poetas que sufrieron la represión y ellos si tienen nombres y apellidos; y las “pequeñas historias” sin nombre pues detrás de cada poema se pueden ver reflejadas decenas de vivencias similares como puede ser el caso de las mujeres rapadas, violadas, vejadas, maltratadas… Son historias muy necesarias y que deberían aparecer en los libros de historia y no en libros que son al final pequeñas islas de investigación.

¿Les has dejado leer tus poemas a alguna de esas familias? ¿Qué te han dicho?

He tenido la oportunidad de darlos a conocer en mi misma voz y entablar una lectura recíproca, una lectura que da un poco a esas personas que sufrieron de forma directa o indirecta esos años y me devuelven mucho. He podido ver a hombres llorar y emocionarse como niños.

Estamos claramente ante unos poemas militantes. Entendemos que crees que aún es necesaria este tipo de poesía: ¿Por qué? ¿Qué papel crees que puede jugar en el escenario actual de la poesía?

Vivimos en una época apolítica, aún así, la poesía debe ser al pueblo, lo que el arma a la revolución. Es el papel que jugó desde 1931 hasta 1939. Y así es como debería ser, poesía por y para el pueblo, con sus palabras, con sus necesidades, con sus problemas…

Sabrás que muchos consideran “agotado” el tema de la guerra civil, sin embargo, no dejan de salir autores jóvenes, que ni siquiera vivieron el franquismo y que se interesan y rescatan ese tema: ¿A qué crees que se debe?

Somos la primera generación que ha nacido en “democracia”, en “libertad” y podemos situarnos fuera del siglo XX, podemos ver la historia con unos ojos diferentes, podemos verla con la razón, aunque el corazón marque el ritmo. Además, queremos saber, queremos conocer esas historias, queremos recuperar la vida de nuestros padres, de nuestros abuelos. Dejar de aprender de los silencios y para ello tenemos que hablar de la II República, de la Guerra Civil y de la Dictadura que apagó España durante tantos años.

¿Qué poetas te han inspirado para realizar este libro?

Tendría que hacer un gran listado de poetas y de libros y, aún así, acabaría olvidando alguno. Son pequeños caminos dentro de un bosque y como no sé cuál elegir, acabo quedándome en el bosque. Por eso en este libro se entremezcla la influencia de poetas como Miguel Hernández, Federico García Lorca, Antonio Machado, Rafael Alberti… y de libros como “Romancero libertario” o “Romancero de la Guerra Civil Española”.

<!–<!–Facebook Twitter Tuenti Email Evernote Print WordPress MySpace Google Reader Share

Premio de la Asociación de Editores de Poesía

Premio de la Asociación de Editores de Poesía

Han resultado ganadores del premio de la Asociación de Editores de Poesía los libros:

Modalidad poesía de habla hispana:

El reino blanco de Luis Alberto de Cuenca, de Editorial Visor libros

Modalidad poesía de habla no hispana:

Ladrar a la luna de Najim Mouhsin, de Editorial Poesía eres tú

 

Desde la revista poesía eres tú queremos felicitar a los dos ganadores Luis Alberto de Cuenca y Najim Mouhsin.

 

<!–<!–Facebook Twitter Tuenti Email Evernote Print WordPress MySpace Google Reader Share

Juan Planas: “Lo fundamental del poema es que abra interrogantes en el lector”

Entrevista: Alberto Gómez Vaquero

Juan Planas es uno de los pocos poetas actuales que tiene una voz no sólo singular, sino innovadora. Su forma de componer poemas es reconocible y además se adecua muy poco a los estándares de lo que conocemos por poesía contemporánea, tanto en los temas como en su representación. Con “Los lugares del sitio”, el poeta, ganador del último premio de la Asociación de Editores de Poesía, se asoma a los paisajes que configuran su particular asedio.

 

1- En nuestra última entrevista, tras el premio de la Asociación de Editores de Poesía a “Tratado de las cosas sin nombre”, me decías que esperabas encontrar “otras vías alternativas de búsqueda de conocimiento” en tu próximo libro. Y también que en cierto modo dabas por cerrado el período poético que habían supuesto tus tres últimos libros. Ahora, con “Los lugares del sitio” ya en la calle, ¿Crees que tu intuición se ha cumplido? ¿Abres una nueva etapa con este libro? ¿Has dado con otras vías de conocimiento?

 

 

Hola, Alberto. Empecé a escribir «Los Lugares del Sitio» antes de haber concebido, siquiera, la génesis de «Tratado de las cosas sin nombre». No obstante, lo dejé varado un par de años porque me faltaba, quizás, el valor suficiente para aplicar algunos recursos técnicos con todas sus consecuencias y, así, convertir el poema en lo que yo deseaba: en una translación, lo más exacta posible, del peculiar ritmo del pensamiento -del mío propio, claro-, ese discurso tan dado a los saltos y a las acrobacias en el vacío, a los cambios imprevistos de perspectiva y al soterramiento aparente de la lógica. En este sentido, este libro sí me confirma que había, en efecto, otras vías y que ya estoy en ellas. Presagio un viaje muy largo.

 

 

2- En el epílogo del libro das una explicación del lugar de dónde te han salido estos poemas. Tras leerlo se intuye un poemario que ha salido de muy adentro. Hablas de “los paisajes de un infierno” y en tu blog te referiste a él como el libro “más sombrío y desolador que he escrito hasta la fecha”. ¿Estamos, pues, ante un libro oscuro?

 

 

Bueno, no hay mejor lugar que la oscuridad para apreciar el enorme valor relativo de la luz. Con todo, y creo que ya hablamos de ese tema anteriormente, no acabo de distinguir con claridad ni, por supuesto, con certeza, entre adentro y afuera. Desde siempre, me han parecido el mismo lugar, aunque a veces nos guste muchísimo perdernos en esa dialéctica de los opuestos y hasta de los complementarios… Como digo en mi libro: «Estamos donde siempre y el lugar es incierto». No sé mucho más, la verdad…

 

 

3- Nuestra impresión al leerlo ha sido la de estar ante un libro, no sólo oscuro, sino también pesimista. Hablas de un ser humano que no evoluciona en lo esencial (en tu poemario pasado, presente y futuro se funden porque el hombre apenas ha cambiado en lo esencial y en los problemas que tiene que enfrentar: “No iremos mucho más lejos que nuestros ancestros/ ni escaparemos al vaivén de los días” o “No somos nadie. O sí. Somos Ulises/ burlando a Polifemo. Los orgullosos descendientes/ de una tribu en viaje hacia el reino del olvido”.) e incluso hay algunos versos dedicados al escaso alivio o utilidad de la poesía ante los grandes problemas del hombre ¿Un libro pesimista ante el papel del hombre?

 

 

El poema central del libro es «La Ciudad Sitiada». Y luego -o antes- la ciudad se transforma en el cuerpo, en el lenguaje y en cuantos otros elementos podamos ser -o creer ser- en determinados momentos. Aquí el sitio, es decir, el asedio, es el protagonista único del libro y los lugares son su paisaje, la forma que tiene el poema, el artificio del poema, de mostrárnoslo en todo su esplendor y con toda su crudeza. Las referencias temporales son casi nulas -en realidad, son culturales- y el tiempo no aparece, al menos de manera unívoca, como tiempo pasado, presente o futuro, como bien apuntas, sino como la simple constatación de un hecho o de una sensación, más allá de si ocurrió, ocurrirá o está ocurriendo en este preciso instante. No hay, me parece, pesimismo ni optimismo porque tampoco estoy buscándole salidas al asedio… El poema no las necesita, o eso creo.

 

 

 

 

4- Uno de los aspectos que si remiten a tu obra anterior es, precisamente, la mezcla de voces no sólo de distintas personas, sino de distintos tiempos, como mezclando pasado, presente e incluso futuro en el poema. Voces que se confunden y que incluso se insinúa que sean de un mismo alma que ha pasado a lo largo de varias etapas históricas(“Me recuerdo en el vientre,/ la luz oblicua,/ el agua turbia./ Toda mi biblioteca ardió hace años/ cuando soñaba con edificar/ un Zigurat de pavesas”). ¿Qué te aporta esta técnica como poeta? ¿Cuál es su propósito?

 

 

El libro mezcla versos largos o, incluso, muy largos, que son la abrumadora mayoría, con algunos otros versos mucho más concisos y breves, como los que citas. Así, algunas avalanchas de imágenes acaban desembocando en espacios casi desnudos de palabras y repletos de silencio… Se trata de intentar convertir el poema en una rigurosa réplica, lo más exacta posible, del devenir del pensamiento. Que el discurso del poema sea, también, el del pensamiento. Algo así como la prueba de su existencia… a la vez, que su resultado. En fin, esa es, más o menos, la idea, que aunque pueda, tal vez, sonar un poco presuntuosa, no quiere serlo. En absoluto. ¡Te lo aseguro! (risas).

 

 

5- Donde sí que hemos notado cierto cambio es en la presencia, esparcida a lo largo de las diversas partes del libro, de temas más sociales, o quizás, por decirlo mejor, de una preocupación más clara por el papel del hombre actual en la sociedad (incluso enunciada de una forma más cristalina)

 

 

¿Te parece? No lo sé, la verdad. Lo fundamental del poema es que abra interrogantes en el lector, incluso allí donde no recuerdo haber pretendido, de manera voluntaria o consciente, abrirlos. Afortunadamente, el poema nunca se agota en lo que hizo o dejó de hacer su autor. Tiene una vida propia que hay que respetar y a la que sólo cabe desearle el mejor de los viajes.

 

 

6- Un sello muy característico tuyo y que sigue presente en esta obra es la del libro como poema unitario, aunque en este caso nos encontramos con subdivisiones, tenemos la sensación de que, en esencia, todas esas partes sirven para componer un gran poema único que es el libro.

 

 

Cierto, sí. En realidad, hace tiempo que dejaron de interesarme -es sólo un por decir, una voluntaria exageración, claro- los libros de poemas sucesivos, cada uno con su título propio y su pequeña o gran entidad individual. No, prefiero el poema río, aunque siempre, por razones de estructura y, también, de paginación, acabe troceándolos un algo… un algo más de lo que quisiera, lo admito.

 

 

7- Por último, en las estrofas que cierran el libro se muestra, pese a todo, pese a ese pesimismo, cierto ansia por seguir adelante, como persona y como poeta (o quizás en tu caso ambas cosas son indisolubles): “No creo que la muerte se quede entre nosotros./ Otras ciudades y otros cuerpos nos aguardan…”

 

 

Creo que esa parte es, simplemente, un cántico a modo de despedida… Una especie de mantra final. Me parece que el lugar invita a ello. Hay una hoguera que arde y un corro de tribus alrededor. Nada más lógico que acaben cantando algo esperanzador, pero no mucho ni tampoco demasiado, para aliviar su estado de ánimo y perseverar en su decrepitud. ¿Por qué no? ¿Qué es la poesía sino un canto? Pues eso. Hay que seguir cantando, pese a todo.

 

 

<!–<!–Facebook Twitter Tuenti Email Evernote Print WordPress MySpace Google Reader Share

Autores

peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online peuterey outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online woolrich outlet online golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose pas cher golden goose outlet online golden goose outlet online golden goose outlet online golden goose outlet online golden goose outlet online