Queridos amigos,les dejo esta poesía que escribí con el corazón.

EXTRAÑO PARECER

(12/10/2009)

De viajes y susurros,
de almas partidas en los cielos.
El placer de una bala los fue a esconder.
No soy solo yo.

De la vida hay que gozar,
le digo a mi esperanza.
Ella suave, sin marchitar alguno.
Mientras siente la tristeza, con mil pañuelos.

Vengo de lugares arrasados.
Conocí amigos con presente de esqueleto.
Sin espanto. La valentía me perseguía mojada.
Ha olvidado las ganas de crecer.

Las explicaciones ya en cuadros
con sus pies el cielo tocando.
La verdad se desató.
La justicia, no invernó.

Solo y sin lágrimas,
me siento en esta vida.
Las armas sin perdón,
quebrantando una voz.

Sucia la voluntad.
Explorada por las lluvias.
¿Devaluada por los cipreses?
Las aguas del pensamiento son una piedrita.

Si mi lugar fuera positivo,
El capricho de ellos sería.
Las huellas remarcadas por el pasado.
La mentira ilusionada y con más grandeza aún.

Mi corazón lleno de carreras y retratos,
agonizados por el olvido.
¡Oh, pureza!…
Un cachorro de felicidad quiero que nazca.

La vejez ataca sin dudas.
¡Furiosa! Gloriosa, y victoriosa.
La vida corre de un lado a otro.
¡Ahuyentada! Y… ¡Asustada!

Rindo mi alma.
Latiente, como el suave viento.
Me hago palabra.
“Tengo un extraño parecer”

Juan Cruz Bordoy.

Quizá no todos comprendan mis poesías. Ésta,trata de animales que sufren y son atrapados por cazadores.
Toda la naturaleza es arrasada para que el hombre tenga un poquito más de comodidad.Guerras, petróleo, metales, cueros, etc.
Si la cuidáramos, podríamos estar todos mejor.
Cuando los niños vemos, pensamos, y hablamos de estas cosas, nos mandan “a jugar”.
Es por eso como algunos dicen, tengo un “Extraño Parecer”.

Mi querido San Pedro.

Juan Cruz Bordoy.

Contador gratis


VIVA TIERRA

(8/10/2009)

Se quebró este paseo de sonidos.
Marchitó esa libertad que correteaba.
El pasado se tragó la adormitada luna.
Destelló aquella húmeda felicidad.

Naturaleza agonizó un fulgor salvaje.
Las jaulas, estaban partidas.
El humo atrapado en la inexistencia.
Las fogatas recibían el manto negro.

Los animales acunaban la selva.
Los niños sentían la inocencia en sus ojos.
Los cultivos adornaban el pasado.
El mar, un tsunami en solemne lugar.

El cielo destacaba en los crepúsculos.
Los residuos despertaban el futuro de un sueño.
Las extravagantes máquinas no pisaban ya este mundo.
Las tormentas no tenían resplandor.

Yo extrañaba ciego otro lugar.
Los árboles nunca regresaban sus ruinas.
La contaminación extraída en la nada.
El planeta vibraba en armonía.

La tierra verdadera se imbuía.
El miedo en barcos sin esperanza.
Mostrando su cuerpo, la arrasa.
Las selvas cayeron incendiadas: sin pureza.

Despertar el presente:
Mis ojos ilustrando partes, ayuda brillaban.
Ésta, subía y bajaba sin fuerzas.
Sólo espero que un día reine la alegría.

Juan Cruz Bordoy.

Juan Cruz Bordoy.

Contador gratis


ALTA MIRADA.

(21/9/2009)

Para la bisabuela que tanto quería,
y fue a reunirse ayer con la mayor
parte de su familia.

La vida corrió hasta desaparecer.
Luego apareció en la cumbre de una nube
su hermana, el alma pura.

Ella se perdió en la sencillez de las demás.
Se sentía ilustrada
en la inmensidad del cielo.

Se veían los hombres que nunca entendieron nada,
simplemente tenían
la esperanza de la iluminación.

Las dianas jugueteaban con el rocío,
que muy frágil y apurado se renueva
con los rayos de sol.

Tú estás en paz, con una sonrisa encadenada.
Los ángeles te sorprenden
con su cristalina y serena música.

Gloriosa de armonía
con tu familia descansas en el lecho de un árbol,
ignorada por el corretear de esas dianas.

Juan Cruz Bordoy.



Amigo Juan Cruz:

Tu poema me ha gustado, noto que vas subiendo la calidad de tus poemas, y me alegro mucho de ello.

RAFAEL CALLE.

LA INOCENCIA

Me gustaría volver a aquella etapa
donde la vida era un laberinto ,
lleno de curiosidad.

Cuando crecieron plantas
que te miraban,
hasta enterrarte en el olvido.

Donde todas las mañanas
eran felicidad, y otros sentimientos,
que me ilustraban sueños de fantasía.

Yo era aquel
quien tocaba con su insaciable mano,
que estaba acompañada siempre por una duda.

¡ Eran Los años!
Que temían esconderse. Hasta que lo hacían,
y nacía de la mano su hermano.

Tiempo: ¿Tú has visto la inocencia?
– La vi pasar y corría apurada,
buscando respuestas a las cuestiones –

Ésta me hacía preguntas, pero ya no saltaba ni corría.
Le inquirí sobre qué le pasaba, y ella me dijo:
– Estoy envejeciendo –

Juan Cruz Bordoy.

Agradezco a la EDITORIAL ALAIRE por haber calificado ésta poesía con estrella roja(OBRA EXCELENTE).Es para mí un gran honor.
Juan Cruz Bordoy.
_________________



“La Escuela Nº 48 inaugura su biblioteca.

” La Escuela Primaria Nº 48, del barrio Los Aromos, inaugurará el próximo miércoles su biblioteca en el marco de una jornada de promoción de la lectura.”
“También se presentarán las bibliotecas aúlicas, el joven escritor Juan Cruz Bordoy leerá un cuento…”



El escritor de San Pedro Juan Cruz Bordoy, ha sido seleccionado para participar junto con otros 38 escritores, de la antología poética realizada por el legengario café LIBERTAD 8 de Madrid, España.
Su poesía “A Mi Ventana”, ha sido antologada en el libro ” POETAS EN LIBERTAD 8″, habiendo formado parte de una elección entre más de 5000 poesías publicadas en los años 2007 y 2008 de dicho Foro.

A MI VENTANA.

A través de tí se pinta la primavera.
Cuando el sol guarda su oro en tus ojos,
la vista es un cofre.
Los azulejos te regalan su canto.
Junto a las dianas, la reja te abraza.
La alegría vive en tí.
Si desaparecieran tus cristales,
mi bondad explotaría en el alma.
Porque dentro de ella
hay un palacio de piedras preciosas
junto a mi valor.
¡¡¡Nunca te dejaré
aprisionar en el olvido!!!
Los ojos de la luna
siempre te visitan.
Son esa parte
del rompecabezas de mi espíritu.
Siempre le pongo anteojos al odio.
Tal vez algún dia habrá una batalla
en que seguramente “ser viejo” ganará.
En ese momento
mi lágrima caerá sobre aquel invierno.

Juan Cruz Bordoy.

Contador gratis


INEXISTENCIA.

Adormece ya
la esperanza de mi vida.
Soy final.
Me estremecería en la pasión al cielo.

Veo mi carne armado yo,
de dolor y sufrimiento.
Exhausto de engaños.
Un suspiro me corre.

Aquel era un recuerdo blanco,
radiante de tristeza.
Cuando apareció la justicia
que ahora no vive.

Nada existe.
Arrollado por la pena.
Sobrevivo en mis últimos pasos,
agonizantes.

El recuerdo marchó.
Yo siento
y veo el fuego
que me escupe en las estrellas.

Soy la nada.
La palabra final
no es suficiente.
Me convierto en estatua por siempre.

Juan Cruz Bordoy.


La comodidad asalta a la selva
en una celda de huracanes endemoniados
que ayudan a las sierras eléctricas a morder.
La tristeza cae sobre una penumbra
que tiene pobreza de paisajes,
los cuales la pintaban.

Éste es un lugar
donde se pasean los buenos días
huérfanos de felicidad.
La venganza se une a la tormenta
que ahora está oscura,
de males y cadenas.

Los granizos destrozan a la vida
con bombas elaboradas por el calor
que con su manto cubre el mundo.
Los volcanes atormentan a los animales
con su lava traicionera,
que se ríe con sonrisas malignas.

Tus ojos se exaltan en un futuro ideal.
Con cuerpo de fortaleza,
para observarme.
Yo entiendo tu desesperada obsesión;
porque sé que el hombre en conveniencia,
quiebra la naturaleza.

Juan Cruz Bordoy.
Me encanta ir a las escuelas que me invitan a contar cuentos,y recitar mis poesías.La foto me muestra en la Escuela Normal Superior de San Pedro, donde los niños de 4to., 5to., y 6to.,así como los maestros y su bibliotecaria María Inés, me recibieron con mucho afecto.
No los olvidaré.
Un beso grande para todos.


Por las llamas del olvido una persona camina tristemente.
Tímida en la riqueza. Su cara está llena de cadenas de dolor.
Las injustas miradas caen sobre sus ojos, y él sigue en su eterna celda.
Lo persiguen las burlas inesperadas.
Su atormentada mente se ahoga en medio de la infelicidad.
¿Acaso no oyen sus suspiros?
Su corazón no tiene alas para volar. Y mucho menos… ¡ El valor del pasado!
Aquel mundo no tiene fin, y su secreto tampoco.
_” Mi vida naufragó en un minuto: la vida que me dio Dios…
En la que encuentro una herida. Mis versos se escaparon por última vez.
Ellos tejieron una poesía. Pero aquella, solo ilustraba una rima.
Algunas palabras celestes como el cielo se iluminaban en el papel.
Diez segundos me quedan. La sombra de un esqueleto se acerca.
Por eso, una palabra se me nombra. Que es,¡La felicidad!”_.
Amigo escritor: Eres una carrera llena de sentimientos y obstáculos
que se pierden en la escalera del recuerdo.
La vida se te escurre entre los días y semanas.
Sal al laberinto de la luz y la libertad. Te esperaré. Si no vuelves, iré y te ayudaré
a pasar entre la muerte. De su fría casa. Por favor despierta de tu sueño.
Ayuda a aquellos que no se los ve corretear por el bosque.
Tu eres una pieza del mundo. Desearía que volvieras a jugar con aquellas flores que esperan tu felicidad. Siempre me acompañas.
No quiero que tus sentimientos escapen de ti. Si lo hacen, intentaré atraparlos. Luego, encerrarlos en tu corazón.
Yo te cobijaré para que las estrellas no te miren aquella inocencia.
Espero que la tristeza nunca te anide.

Juan Cruz Bordoy.


El escritor más joven de la historia
Juan Cruz Bordoy, el escritor sampedrino de nueve años, participó como invitado y miembro de la Sociedad Argentina de Escritores -SADE- en la Feria del Libro firmando ejemplares de su obra editada en España. -Por Lucía Brambilla-

Además de ir creciendo en la profesión que desde tan pequeño eligió, Juan Cruz Brodoy, continúa elevando su apuesta en el ámbito de la literatura, participando de algunos certámenes de poesía por Internet y movilizándose en su ciudad natal para dar charlas acerca de temas que disfruta y maneja con natural claridad. Su abanico abarca temas que van desde la educación vial al comentario de temas relacionados a su actividad, incluyendo en sus ocasionales auditorios a grupos de alumnos de diversos colegios de San Pedro cuyas edades son superiores a la del disertante.
Ahora, la Sociedad Argentina de Escritores le abrió las puertas al pequeño poeta tras haber sido incorporado como socio considerándolo como el más joven escritor miembro de la historia de la entidad. Claro está, que su corta edad no fue un impedimento para cautivar a los directivos de la SADE.
Rápidamente fue invitado para exponer su obra “Espejos en la noche” en la Feria del Libro, y allí en el Stand se lo vio participar orgulloso como miembro activo de la institución. Fue el Viernes 1º de Mayo, entre las 19:00 y 20:00 Hs. con una exitosa presentación, donde el público presente solicitó al niño que recitara su poesía aplaudiéndolo incansablemente.
La Vicepresidente de SADE entregó flores a los presentes convirtiendo este espacio de poesía en una velada inolvidable.
Víctor Casafús, escritor y amigo personal de Borges dijo: “lo que escribe Juan Cruz, para nueve años está bien y para 60, también está bien. Tiene una profundidad y madurez que va más allá de la edad”.

Un escritor completo
Durante la feria del libro local, en Semana Santa, el pequeño no perdió la posibilidad de participar en todas las actividades que consideraba de su interés. Estuvo en la charla del Diputado Porteño, Diego Santilli quien presentó el libro “La familia vial” que es un cuento educativo con lecciones sobre seguridad en el tránsito para los más pequeños, que conjuga, de una manera didáctica, la diversión, la educación vial y el hábito de la lectura. Juan Cruz tentado y encantado con la propuesta recibida, no tardó en contárselo a la Directora de la Escuela Nº 6 y fue así como le propusieron que expusiera a todos los cuartos grados. Luego lo invitaron del Jardín Calcuta con el mismo propósito y de la Escuela Nº 18 donde trabajó con chicos más grandes que él sobre Educación Vial y literatura recitando alguno de sus poemas.
Este niño es un orgullo, no sólo para los sampedrinos, sino para toda la Argentina, representándonos con su poesía e invitándonos a recapacitar y advertir que muchas son las razones por las cuales tenemos la obligación de participar y comprometernos activamente para que este país tome un mejor rumbo, sostenido por quienes estamos convencidos que una vida mejor se les puede ofrecer a nuestros hijos.
LA OPINIÓN SEMANARIO.
(13/5/2009)
San Pedro,
Argentina.
LOS ENFERMOS.

(26/4/2009)

Acompañados del desprecio
sobreviven a la tristeza.
La libertad no existe para nadie.

Yo quisiera ayudarlos.
Pero una silla negra me encadena,
mientras tortura mi esperanza.

Mis versos los protegen
para que la muerte no se esconda en el sueño,
y los haga visitar la noche infinita.

La salvación es inexistente.
Porque aunque se vaya la enfermedad,
queda un recuerdo fantasmagórico.

Si los dejo de ver,
le pediré al sol que los reciba con alegría.
Porque hay un solo lugar
en el que van a ser felices.
Y ese lugar,
es nada menos que el paraíso.

Juan Cruz Bordoy.