LA CONSTITUCIÓN IDEAL DE ESPAÑA

Resultado de imagen para Ángel Ganivet

«Cuando se examina la constitución ideal de España, el elemento moral, y en cierto modo, religioso más profundo que en ella se descubre, como sirviéndole de cimiento, es el estoicismo; no el estocismo heróico y vital de Catón, ni el estoicismo sereno y majestuoso de Marco Aurelio, ni el estoicismo rígido y extremado de Epicteto, sino el estoicismo natural y humano de Séneca. Séneca no es español, hijo de España por azar: es español por esencia; y no andaluz, porque cuando nació aún no habían venido a España los vándalos; que a nacer más tarde, en la Edad Media, quizá, no naciera en Andalucía, sino en Castilla.

Toda la doctrina de Séneca se condensa en esta enseñanza: «No te dejes vencer por nada ajeno a tu espíritu; piensa en medio de los accidentes de la vida, que tienes dentro de ti una fuerza madre, algo fuerte e indestructible, como un eje diamantino, alrededor del cual giran los hechos mezquinos que forman la trama del diario vivir; y sean cuales fueran los sucesos que sobre ti caigan, sean de los que llamamos próspero, o de los que llamamos adversos, o de los que parecen envilecernos con su contacto, manténte de tal modo firme y erguido, que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre».

Ángel Ganivet, Idearium Español.