MIS LECTURAS: "MIGUEL STROGOFF", DE J. VERNE.

Imagen de listas.20minutos.es

-De casualidad, hago un salto en mis lecturas habituales y me topo al cabo del tiempo con el gran genio francés y uno de sus libros más famosos, que por h o por b nunca había tenido entre mis manos: Miguel Strogoff. Como siempre ando rusófilo, tanto el libro como el autor me resultaban muy sugerentes, así que en poco tiempo lo empecé y lo acabé. Y es que leer a Verne es creerse capaz de poder escribir un libro de aventuras en cinco minutos. Todavía entonces había inocencia tanto en la literatura como en la vida, y esos tonos entrañables, románticos, si se quiere, se agradecen dada las nauseabundas corrientes que lo impregnan todo hoy en día.

Miguel Strogoff es un correo del zar que tiene una dificílisima misión: Atravesar toda Siberia hasta llegar a Irkustk y entregar una carta al gran duque (hermano del soberano ruso) sobre la intentona de invasión tártara de las tierras asiáticas de Rusia. Lo curioso es que, si bien está escrita en un tiempo real y con personajes más o menos factibles, no se mencionan personajes reales, ni tan siquiera al zar; por mor de no levantar suspicacias. Y es que dada la velocidad de la narración y la precisión de las descripciones (¡de alguien que jamás pisó Rusia!) le parece a uno a veces estar frente a un libro de historia, pero escrito artísticamente, tal y como lo hacía el admirado Oliveira Martins. Es un libro lleno de colorido, de expresividad, de acción, de ternura… Todas las grandes facetas humanas se entrecruzan entre la geografía y las cuestiones bélicas, haciéndole al lector sencillas cosas que en verdad son complejas; habilidad que demostró siempre Verne en cuanto a su amor e intuición ante la ciencia.

La cantidad de peripecias que pasan en un espacio no muy grande de tiempo mantienen en intenso vilo al lector. Todo está muy bien hilvanado, y al final, las piezas de un simpático puzzle encajan. Eso sí: Me gustaría que los personajes fueran menos esquemáticos, y creo que el final podía estar un poco más trabajado. Pero todo ello es anecdótico en comparación a una valoración global sobre una gran novela; probablemente, una de las mejores novelas que he leído en mi vida, y sobre un tema apasionante, que nunca ha dejado de estar latente en Rusia, tierra que siempre me sugiere tantos paralelismos para con España…

Así las cosas, ahora cambiamos de tercio y vamos con un maratón de Valle-Inclán. Toca leer las Sonatas en su integridad. Ya iré contando. Con respecto a Miguel Strogoff, una novela imprescindible.


mis referencias literarias: julio verne


mis lecturas: cuatro títulos de julio verne. – antonio moreno ruiz