DE CINE: "A LOS 40", DE BRUNO ASCENZO

-Y en eso que ayer por la noche fui al cine con mi señora, aunque a priori la oferta no era demasiada. Con todo, al final nos decidimos por la cinta peruana, y creo que acertamos. Al igual que ASU MARE, no es que sea “espectacular a priori”, pero es muy entretenida, y conforme va avanzando, va sumiendo al espectador, en un tono hasta sentimental, sin renunciar a un humor que lo abarca todo, hacia imágenes sencillas y de identificación universal.

Ya más puesto en la jerga peruana, no me ha costado mucho entender el humo, que es bastante y constante.

Destacaría los papeles de Wendy Ramos, Carlos Alcántara y Johanna San Miguel.

Con todo, acontece algo que ya viví en España: La entrada de la ideología de género y el homosexualismo (nada que ver con “personas homosexuales” ni demás psicologismos intimidadores, que ya nos conocemos) subvencionado y aupado por un colonialismo cultural euro-progre con cobertura mediática de Hollywood. Aquí se presenta de una forma muy tímida, pero este “proceso revolucionario” siempre empieza así, hasta que se llega a utilizar a las mujeres como vacas de laboratorio, como ha sido en el caso de DON DIABLO Y RICARDO MARTÍN. Y así, no parece importarles a los homosexualistas el hambre y las carencias, aquellos niños que por ejemplo están de madrugada vendiendo cigarrillos y pidiendo comida… No les importan los pueblos de la sierra que carecen de agua corriente y luz eléctrica… No, lo importante es que primero los homosexuales se casen y luego adopten niños… En fin: A fin de cuentas, son claros, y lo que expresan con esto es que su país le importa un pito, lo mismo que pasa al otro lado del charco, mientras los españoles seguimos emigrando por necesidad. ¿Ese es el primer mundo europeo que quieren calcar para el Perú, para Hispanoamérica en general?

Como película, no es mala, de verdad. Pero ya cansan algunas cosas.